¿Está tu vivienda cubierta ante los robos?

Todas las viviendas tienen un seguro para cubrir los accidentes domésticos más comunes y, por supuesto, los robos en caso de que éstos ocurran.

Lo cierto es que hoy en día hay numerosas aseguradoras que detallan al milímetro cuáles son las coberturas en caso de robos. Para empezar, recomendamos revisar bien los valores declarados y por los que se paga seguro. ¿Por qué? Porque si tienes en tu joyero una pieza no declarada y cuyo valor incrementaría tu póliza, probablemente tengas problemas para que finalmente el perito diga que está cubierta.

En este tipo de productos es recomendable, aunque se pague algo más, detallarlos incluso con fotografías y certificados de autenticidad. Es la única forma de poder luego pasar los filtros.

Sin embargo, antes de llegar a un tipo de robo limpio que no esté cubierto por los seguros, es recomendable ponerse en manos de profesionales para cubrir todos los frentes por los que la seguridad pudiera ser burlada.

Para empezar, te recomendamos la instalación y cambio de cerraduras de seguridad con respecto al juego con el que te dieran tu vivienda. Cada vez hay más opciones que garantizarán una mayor seguridad a tu hogar a través de antibumping o puertas acorazadas.

Tal como nos cuentan desde la empresa Cerrajeros Antonio Coll "hay que tener presente que hay muchos robos que acaban no siendo cubiertos por las aseguradoras porque los sistemas de seguridad eran insuficientes o ni siquiera muestran estar forzados".

De ahí que el primer paso pasa por asegurarse que las cerraduras y las puertas y ventanas están más que aisladas de posibles sustos o, que al menos, será más complicado para quienes quieran entrar.

A esto se le pueden sumar otros dispositivos de seguridad tipo alarmas, cámaras o métodos disuasorios que están en el mercado.

No es nada agradable saber que se puede violar tu entorno familiar con facilidad, de ahí que uno mismo deba ponerse a prueba sabiendo que en su vivienda todo está más que cubierto y también que no es sencillo acceder dentro.

La seguridad y tranquilidad no tiene precio cuando de lo tuyo se trata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *