Self storage: herencia de la II Guerra Mundial

0
30

Desde hace varios años el negocio del Self Storage o almacenaje en autoservicio está en auge en nuestro país. Sin embargo, algo que a priori puede resultar tan novedoso, cuenta ya con una larga trayectoria como comentan desde Aparcatrastos, “la industria del Self Storage nace en los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. En Europa, sin embargo, no aparece hasta finales de la década de los ochenta. En cualquier caso, es un sector que no deja de crecer debido a la necesidad de espacio y a la cantidad de cosas que se van acumulando durante la vida y que no se quieren desechar”.

El auge de esta industria en España coincide con el inicio de la crisis económica, cuando muchas empresas tuvieron que cerrar sus puertas o trasladarse a lugares de trabajo más pequeños para conseguir abaratar costes. Esto se tradujo en la necesidad de espacios alternativos donde guardar y almacenar productos. Al mismo tiempo que sucedía esto, muchas personas perdían sus empleos y se veían en la necesidad de migrar a otros países y ciudades en busca de un futuro mejor, haciéndose inviable el trasladar hasta ellos los objetos acumulados a lo largo de toda una vida, y siendo necesario un espacio donde guardarlos hasta el regreso, si ese fuese el caso.

Aunque lo cierto es que el uso más habitual es el de aquellos particulares que deciden alquilar un espacio de almacenamiento que ya no poseen en sus viviendas por las pequeñas dimensiones de los últimos residenciales, el precio elevado de los suelos y la corriente consumista que obliga a seguir acumulando, temporada tras temporada, nuevos elementos tanto en términos de tecnología, moda u ocio que tampoco se descartan por su leve uso.

En el caso de las empresas, el uso de estos espacios actualmente se debe fundamentalmente al aumento del ecommerce que ha motivado que cada vez sean más los negocios que necesitan de un espacio extra donde almacenar y guardar de forma segura los productos que venden.

Desde Aparcatrastos indican que “a la hora de elegir un espacio de almacenaje deben tenerse en cuenta multitud de factores, como el valor de lo que se guarda, la frecuencia con la que se necesita acceder, el espacio que ocupen y las necesidades de almacenaje que tienen los distintos materiales, ya que existen materiales más delicados”.

Por ello, uno no se debe precipitar en la elección si está pensando en alquilar un espacio para guardar y almacenar parte de su vida o parte de su forma de ganarse la vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here