Desmantelan una red de academias financieras que era en realidad una estafa piramidal

0
74

MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La Policía Nacional ha desmantelado una red de academias financieras que era una estafa piramidal, en la que los alumnos dejaban de pagar la cuota e ingresaban dinero en la medida en que traían a nuevos estudiantes.

Según informó este miércoles la Policía, se ha detenido a un total de ocho personas que conformaban la cúpula de esta academia, que empezó operando en Barcelona, pero se extendió después por otras partes de España.

Sólo el líder de la organización habría captado a unas 2.500 personas. Las detenciones, que incluyen a las de los dos principales cabecillas de la red, se han producido en Barcelona (2), Santa Cruz de Tenerife (2), Alicante (1), Madrid (1), Málaga (1) y Tarragona (1).

La trama captaba a jóvenes con la promesa de hacerles ricos operando en mercados bursátiles y con criptomonedas. Por esto se les animaba a inscribirse en esta academia, para lo que debían de hacer un primer ingreso de 200 euros y abonar una cuota mensual de 150 euros.

Después de que las víctimas captaran a otras dos personas dejaban de pagar la cuota mensual y a partir de su tercera captación, comenzarían a cobrar mensualmente de la «pirámide». Para que la captación fuera eficiente, se les proporcionada instrucción y guiones para abordar y persuadir a nuevos miembros potenciales.

«LIBERTAD FINANCIERA»

La investigación se inició hace un año cuando los investigadores, tras la denuncia formulada por una asociación de víctimas de sectas, que detectó la existencia de una academia de formación que desde el año 2019 captaba jóvenes con la supuesta intención de formarles en trading o negociación a corto plazo de criptomonedas y otros productos financieros.

Los investigadores pudieron comprobar que el centro formativo se ofertaba inicialmente para enseñanzas en línea en la negociación de productos financieros a corto plazo, prometiendo a estudiantes jóvenes ganar cuantiosas sumas de dinero sin trabajar. Sin embargo, una vez que estaban matriculados la enseñanza pasaba a tener un papel secundario y la organización se dedicaba a presionarles para captar a nuevos estudiantes conformando así una estafa de tipo piramidal.

Las pesquisas de los agentes permitieron averiguar que la plataforma formativa era la sucesora de otra sobre la que recaía una advertencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Además, el líder de la organización ya había participado en otras estafas piramidales y conocía a miembros de la cúpula directiva de la academia en otros países.

La forma de captar potenciales víctimas de la plataforma era mediante el encuentro físico, abordando a jóvenes en parques públicos, o a través de eventos presenciales en hoteles y otros establecimientos organizados por una mercantil distinta.

A los potenciales candidatos se les invitaba a sumarse a un movimiento que les permitiría olvidarse de la vida laboral ordinaria y alcanzar la «libertad financiera» si se inscribían en la plataforma formativa. Para ello, de manera virtual, los miembros principales de la trama se mostraban muy activos en distintas redes sociales, exhibiendo una vida repleta de lujos que según ellos habían conseguido gracias a la formación en ‘trading’ de la academia.