El Congreso aprueba los impuestos a banca, energéticas y grandes fortunas con 348 votos a favor

0
8

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

El Pleno del Congreso de los Diputados aprobó este jueves el dictamen de la proposición de ley que crea los gravámenes temporales a banca, energéticas y grandes fortunas con 348 votos a favor, 186 en contra y 10 abstenciones.

Se trata de tres gravámenes temporales, para aplicar en 2023 y 2024, con la posibilidad de que sean permanentes una vez que se analicen al término de su vigencia. El Gobierno calcula una recaudación anual de 2.000 millones con el impuesto a las energéticas y 1.500 millones con el de la banca.

Durante el debate, el diputado del PSOE Pedro Casares afirmó, en respuesta a las críticas del PP a los impuestos, que los partidos del Gobierno «seremos los únicos responsables» de esa iniciativa y «ustedes, otra vez, en contra de los intereses de la gente». «Es increíble comprobar en este Pleno cómo señorías de la derecha defienden los intereses de la banca y energéticas más que la propia banca y energéticas», reprochó el diputado del PSOE.

Casares recordó que han pasado diez años desde el rescate financiero y «es tiempo de que la banca contribuya al conjunto de la sociedad».

Criticó al vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro de Economía con el PP, Luis de Guindos, al señalar que su credibilidad es «cero» porque fue quien dijo que «el rescate a la banca iba a costar cero euros a los españoles».

El diputado socialista afirmó que este gravamen temporal «va a salir adelante hoy» y que es «un buen día para España».

Por su parte, Unidas Podemos, como partido integrante de la coalición de Gobierno, destacó por boca de Txema Guijarro la «fuerte campaña en contra» de los impuestos por parte de energéticas y bancos, de los que dijo que tienen apoyo mediático.

También se refirió al dictamen del BCE sobre el impuesto, que pone en entredicho algunos aspectos y advierten sobre un impacto negativo, y destacó de este informe que advierta sobre la posibilidad de que lo paguen bancos con pérdidas. «Debe ser en los mundos de Yupi porque yo eso jamás lo he visto», dijo.

En contra de la propuesta legislativa se mostró el PP, cuyo diputado encargado de defender la postura del partido, Gabriel Elorriaga, advirtió de que los impuestos «van a ser recurridos y la mayor parte anulados» y que el Gobierno tendrá la «responsabilidad política y lamento que no patrimonial del enorme perjuicio que causarán al presupuesto de todos los españoles».

Elorriaga destacó que la propuesta se ha hecho sin «consulta o informe» que justifique la previsión de ingresos y su registro ha sido precipitado, «cuando ya sabían que estaba en marcha la aprobación del reglamento europeo que establece un mecanismo de gravamen completamente distinto».

Este diputado del PP criticó que con estos impuestos «atacan» el ahorro y la inversión, «dañan la reputación de España», también «atacan» la autonomía financiera de las regiones por incluir «un segundo impuesto sobre el patrimonio», en referencia al de las grandes fortunas, y van a «empobrecer a todos los españoles».

Desde Vox, Rubén Manso también consideró que a los partidos del Gobierno «les da lo mismo que este impuesto pueda llegar a ser inconstitucional», que los tribunales «lo tumben» y «tener que devolver las cantidades». «Los gobiernos totalitarios se caracterizan porque nunca admiten el error», concluyó.

Por el PDeCat, Ferran Bel apuntó en la misma línea que «cuando los tribunales resuelvan negativamente estos gravámenes, nadie diga que es que los tribunales trabajan para los ricos, también trabajan para aplicar la legislación vigente».

Mientras ERC y EH Bildu celebraron la iniciativa, desde el PNV también avisaron de «deficiencias técnicas» que hacen que la proposición de ley sea «muy vulnerable» frente a recursos judiciales.