El precio de la luz en el mercado mayorista ha superado en 65 de los 77 días de 2022 el límite de 180 euros que pide Ribera

0
134

MADRID, 17 (SERVIMEDIA)

El precio medio de la electricidad en el mercado mayorista ha superado en 65 de los 77 días que han transcurrido del año 2022 el límite de 180 euros el megavatio hora (MWh) que la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, junto con su homólogo portugués, propondrá a la Comisión Europea como tope del ‘pool’.

El precio medio del mercado mayorista a lo largo de 2022 es, actualmente, de 228,89 euros el megavatio hora, en un año en el que se han alcanzado máximos históricos de 700 euros en algunas horas días después del comienzo de la invasión rusa en Ucrania.

El límite que pedirán los gobiernos español y portugués para frenar la escalada de los precios y paliar la crisis económica se encuentra muy por debajo de las cifras que viene registrando el mercado en los últimos meses. Según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE) recogidos por Servimedia, solo en 12 días del presente ejercicio el precio medio ha sido menor que el límite al que aspira Ribera.

En España, concretamente, estos precios más inferiores se produjeron a principio de año, pues entre el 1 y el 4 de enero el precio medio del mercado mayorista se movió entre 122,63 y 152,47 euros el megavatio hora. Tras esta racha, el 9 de enero registró el hasta ahora mínimo anual, con un coste promedio 119,83 euros. En enero, solo volvería a bajar del límite el día 21, con 179,09 euros.

En febrero, la bajada se produjo hacia la mitad del mes. Durante el día 13 el precio medio descendió más de un 17%, hasta los 164,04 euros. También se alcanzó un coste menor a 180 euros el megavatio hora los días 16 (178,09 euros), 17 (163,41), 19 (137,76) y 20 (162,64).

Con 179,74 euros, el martes, 22 de febrero, hace casi un mes, fue el último día en el que el mercado mayorista de la luz presentó un coste medio menor que el tope que pretende recuperar Ribera, quien recordó este jueves que hasta 2019, cuando fue prohibido por la Comisión Europea, este límite estaba vigente en España y Portugal aunque, según indicó, «parecía imposible que llegara a materializarse».