Empresas de reformas: cambiar ducha por bañera

0
51

Cada día son más hogares los que apuestan por las reformas en sus interiores. Mientras que en otra época llegaba el momento de pensar en dar el salto a otra vivienda, durante los últimos diez años si hay un sector que ha ido viendo crecer su influencia en el mercado, ese ha sido el de la reforma.

Entre las razones de la apuesta de particulares no solo se trata de ir mejorando el hogar de acuerdo a las necesidades particulares de cada familia, sino también para adecuar esas viviendas que han sido compradas de segunda mano y donde ha habido años de grandes gangas tanto entre particulares como en la cartera de gestión de los bancos.

Entrar a vivir a una vivienda nueva sin realizar algún cambio es algo raro. Sobre todo, si hay un cambio que está extendido, ese es el cambio de bañera por ducha en los baños principales.

“No solo se gana espacio en los baños sino también prestaciones. Cada vez son menos quienes siguen el ritual de baño y, cuando deja de haber niños en casa, la opción de ducha mejora el aspecto de esta estancia. El diseño de baños que existe hoy en día, con duchas de revista, con materiales como mármoles, cristales, azulejos retro e incluso jugando con los complementos como grifería, duchas tipo lluvia e incluso termostatos inteligentes, ha dado paso a que el baño hable de la propia personalidad” comentan en conducha.es.

Actualmente son muchas las compañías y franquicias que ofrecen este tipo de reforma en domicilios y, aunque a priori se pensaba que era el paso necesario en viviendas donde los propietarios iban cumpliendo años, con el tiempo se ha visto que también es la forma de responder a una demanda más ecológica donde cada litro de agua también cuenta.

Hay varias razones para apostar por este nicho de mercado como usuario

1. Mejorar el aspecto de una estancia como el baño: aunque ciertamente no es el salón, el hecho de que el baño esté actualizado mejora la calidad de la experiencia en él. La cantidad de opciones que existen hoy en día para hacer lucir duchas, lavabos y suelos da respuesta a cada tipo de usuario.

2. Ecología: cada vez son más los que apuestan por el salto a la ducha para ahorrar litros de agua en una rutina diaria. Mientras que la media de litros en una ducha de 10 minutos puede rondar los 200 litros, lo cierto es que hay varias fórmulas que ahorran el derroche. Las duchas y grifos reductores de caudal permiten comenzar a evitar litros gracias a la optimización de la presión. Opciones como el eco stop para no perder agua cuando se pausa o los grifos termostáticos que tardan apenas unos litros en adecuar el agua a la temperatura deseada son claves para comenzar el ahorro.

3. Ahorro energético: más allá del ahorro consciente, también está el económico. El derroche de energía de un baño y de una ducha difieren sustancialmente y se nota en las facturas. No se necesita ni la misma electricidad ni agua para un hábito que para el otro y eso, céntimo a céntimo, cuenta.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here