Las empresas «desenfocan» sus objetivos de RSC al volcarse en la sostenibilidad y olvidar el buen gobierno

0
32

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesRSCsostenibilidad

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

Las empresas y organizaciones deben atender a todos los elementos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) de los denominados criterios de buen gobierno ESG (en inglés, ‘Environmental, Social and Governance’) y no centrarse únicamente en el área de la sostenibilidad medioambiental, ya que esto puede hacer que «se desenfoquen» y olviden sus compromisos.

Esta es una de las principales ideas surgidas durante el diálogo organizado en Servimedia sobre la ‘RSC en el modelo actual de empresa’, en el que participaron la directora de Fundación Grünenthal, Ana Martins; el director general de Pelayo, Francisco Gómez, y el secretario general del Club de Excelencia en Gestión, Ignacio Babé.

La mesa de diálogo comenzó con la intervención de Babé, quien apuntó que actualmente «el discurso de todos los directivos está plagado de menciones a la sostenibilidad» y que, mientras antes «se tenía una visión más amplia» de la RSC, ahora «muchas organizaciones se están desenfocando con esto de la sostenibilidad».

«Una organización debe tener un éxito de gestión integrado pero equilibrado», afirmó al respecto Babé, quien resaltó que «cuando uno pone demasiado énfasis en una de las cosas, deja de hacer otras que también son importante».

De esta forma, el representante del Club de Excelencia en Gestión indicó que mientras que «parece que todas las organizaciones tienen una responsabilidad capital por descarbonizar», al mismo tiempo «a todos se les olvida o van por encima del compromiso con la sociedad, la RSC y el buen gobierno». En este sentido, mencionó, como ejemplo, que las organizaciones tienen «que dejar de mirar para otro lado cuando hay corrupción y malas prácticas éticas».

Ana Martins, de Grünenthal, apuntó que actualmente las compañías necesitan «explicar qué actividad hay de RSC» porque «a todas las personas, pero muy en especial las nuevas generaciones, les importa mucho la marca y el componente ético que la compañía tiene en todo lo que hace», así como que los trabajadores «valoran tener un ambiente de trabajo abierto e inclusivo».

Así, expuso que desde Grünenthal desarrollan acciones y proyectos de RSC enfocados a distintos ámbitos como la salud y el bienestar, dar visibilidad a lo que significa el dolor crónico y su impacto físico y emocional, la lucha contra el hambre o el reciclaje de residuos.

Por su parte, el director general de Pelayo, Francisco Gómez, resaltó que el sector seguros es «un actor silencioso» porque «genera mucha estabilidad y sostenibilidad en muchos aspectos». Asimismo, destacó la figura del Consorcio de Compensación de Seguros, señalando que «los países europeos lo ponen como ejemplo de buena colaboración público-privada» y de «solidaridad» debido a su funcionamiento, ya que parte de la prima que recaudan las compañías pasan a este fondo común gestionado por una entidad pública.

Así, Gómez subrayó la importancia de la RSC y de que las compañías la tengan «interiorizada desde hace muchos años en su ADN» y, en este sentido, resaltó el trabajo desde la Fundación Pelayo para la integración de las personas con discapacidad, además de mencionar otros ejemplos de campañas de la compañía, como ‘Pelayo vida’, orientada a concienciar sobre el cáncer entre las mujeres.

AUTENTICIDAD, ÉTICA E INTEGRIDAD

Sin embargo, los tres participantes en el diálogo coincidieron en resaltar la importancia de la «autenticidad» de cara a la actividad de RSC de las compañías y organizaciones. Así, Martins afirmó que se trata de «el punto central» porque, de lo contrario, no es creíble y no dura, mientras que «si lo hacemos con autenticidad y creemos en lo que hacemos, eso es la gran diferencia».

En la misma línea, Babé añadió que la «ética y la integridad» son «un tema clave» porque «exigimos a los políticos unos comportamientos que no se dan en la sociedad», de modo que «los ciudadanos tenemos que ser responsables y conscientes». A este respecto, puso como ejemplo «la corrupción política», recordando que «ese dinero no es sólo público», sino que «es dinero privado que entra en esas cadenas de corrupción».

Así, afirmó que «la ética y la integridad es lo que hay que hacer cuando nadie te está mirando» y que «lo verdaderamente importante es que las organizaciones y las empresas vivan de acuerdo con los valores que se hayan dado» y que dichos valores no sean «sólo un cuadro colgado en la pared».

Por su parte, Gómez subrayó que la ética y la integridad son «la columna vertebral» y «algo que tienes que tener en tu ADN» porque «no se puede disimular ni fingir», mientras que Martins declaró que «la ética y la integridad tienen que ser la base de todo» y algo «transversal a todo lo que una empresa hace».

ODS 2030 Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Durante el diálogo también fue mencionado el papel de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de la Organización de Naciones Unidas (ONU) como referencia para el rumbo de las empresas y organizaciones en cuanto a RSC. Así, sobre su cumplimiento Babé se mostró «optimista» en lo relativo al «esfuerzo extraordinario» realizado por las empresas, así como por la responsabilidad asumida por la ciudadanía y la sociedad civil.

Sin embargo, aseguró no estar «tan seguro» sobre el papel y cumplimiento por parte de las instituciones de gobierno, al considerar que «hay poco entusiasmo» por su parte de cara a alcanzar los objetivos, dejando que «la responsabilidad» recaiga en la sociedad civil.

Los intervinientes también se refirieron al papel jugado por los medios para concienciar a la ciudadanía y las empresas sobre la importancia de los ODS y la necesidad de desarrollar acciones de RSC. En este sentido, Babé aseguró que el papel de los medios es «muy importante» de cara a los ciudadanos, mientras que Martins indicó que, precisamente, el trabajo de los medios forma parte de la estrategia de RSC de Grünenthal.

«Es evidente que sois la voz de la ciudadanía», afirmó, por su parte, Francisco Gómez, que subrayó el rol de los medios para «transmitirnos las cosas que son relevantes para que la ciudadanía lo entendamos» y que «el posicionamiento» de los medios «en los aspectos importantes de la RSC es lo que cala mucho en lo que nosotros como personas pensamos».