Los hoteleros madrileños temen que las medidas de ahorro energético perjudiquen al turismo en la región

0
15

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

La Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM) considera «acelerado e improvisado» el decreto de medidas de ahorro energético aprobado por el Gobierno y que tendrán que cumplir todas las administraciones, tanto la estatal como las autonómicas y locales, así como el sector privado.

Así, los hoteleros madrileños manifestaron en un comunicado que han demostrado en circunstancias muy críticas como la pandemia «ser de los sectores más solidarios» y que coinciden en la importancia del ahorro energético y en que hay que apoyar a Europa y hacer frente a esta crisis, «pero no de una manera tan acelerada y tan improvisada» como la que se ha adoptado, ya que esta norma, que estará en vigor hasta noviembre de 2023, concede un plazo de siete días para que los establecimientos se acomoden a las exigencias de control de temperatura y luz.

Desde el punto de vista de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, «no se puede aplicar este plan de la misma manera ni en una ciudad ni en un pueblo, ni en el sector público ni el privado (comercios, hoteles, grandes superficies, cines, teatros, estaciones, aeropuertos, hostelería y centros de distribución), cuyas circunstancias y necesidades son muy diferentes».

En su opinión, «es incoherente aplicar estas medidas en el plazo de una semana y en pleno agosto cuando todos los destinos están llenos de turistas». Para la AEHM, el objetivo «ha sido siempre y es acometer inversiones de mejora energética para reducir el consumo, pero no aplicar estas medidas de control de temperatura, sobre todo, teniendo en cuenta las distintas olas de calor y circunstancias meteorológicas actuales».

En este sentido, la AEHM trasladó que teme «que este tipo de limitaciones acabe suponiendo cancelaciones en las reservas y, por tanto, una reducción de visitante en el destino, teniendo en cuenta que se trata de un sector que vela por su confort y bienestar».

Según la Asociación, estas limitaciones «pueden volver a generar una incertidumbre, que tanto ha costado superar tras la covid-19, y que podría volver a perjudicar al consumo y al turismo, afectando gravemente al sector».