Sánchez insta a las empresas cotizadas a impulsar planes de emisiones cero en 2050

0
18

– Tras denunciar que sólo el 14% los tiene y animar al desarrollo sostenible

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, instó este jueves a las empresas cotizadas a impulsar planes de emisiones cero en 2050 después de denunciar que sólo el 14% de las compañías que cotizan en Bolsa los poseen, lejos del 50% de países del entorno.

«Queda muchísimo trabajo por hacer y el sector privado es fundamental», alertó Sánchez durante su participación en el acto de inauguración del II BBVA Sustainability Forum organizado por esta entidad financiera, en el que animó a combatir la falta de compromiso con la emergencia climática, después de afear ese dato del 14% porque «nos deja mal a nosotros, a España».

En su discurso, se dirigió en varios momentos al presidente de BBVA, Carlos Torres, al que felicitó por la apuesta del banco por situar la sostenibilidad y la agenda 2030 entre sus prioridades.

Además de la transición ecológica, el presidente abogó por la transición digital y ahí señaló que es «primordial» el impulso del sector privado, al tiempo que aseguró que «este Gobierno quiere ser aliado del sector privado, que sabe lo que está en juego y cuál es el enorme coste que implica no hacer nada». «Por eso, lo que vamos a hacer es otorgar incentivos adecuados para que el sector privado avance en esta senda de sostenibilidad», indicó.

El presidente mostró un férreo compromiso con el combate contra el cambio climático y animó a «no ser ingenuos» porque «ninguna postura negacionista hoy se debe ya a la ignorancia, después de la apabullante evidencia científica y también personal que podemos compartir, después de estos años tan calurosos que estamos viviendo».

NEGACIONISTAS

«Quién hoy es capaz de cuestionar las iniciativas de desarrollo sostenible lo hace para defender unos intereses particulares de un estatus quo, sin duda alguno poderoso pero caduco y que es contrario del interés general», expresó.

Así, dijo que un argumento «de los más falaces es el de situar la sostenibilidad y la mitigación del cambio climático como una suerte de desafíos que nos podemos permitir en momentos de crecimiento económico y en sociedades opulentas, pero no en momento como el que estamos viviendo» de coyuntura económica.

Sánchez se mostró contrario a esa defensa de volver al pasado enérgico y alertó de que «tenemos que ser todos muy conscientes de este peligro y, en consecuencia, de la gravedad de la crisis energética que estamos sufriendo».

«Esta no es una mera crisis de desabastecimiento puntual como en los años 70, cuando una guerra provocó una crisis de suministro del petróleo, y espiral inflacionista. Esta no es una crisis igual, el detonante de esta guerra es lo que conocemos y sus implicaciones son las que estamos sufriendo, una guerra en Ucrania y los cortes de gas de Putin», subrayó el presidente.

A su juicio, «esta crisis va mucho más allá, se inscribe dentro de una amenaza real, cierta, evidenciada por la ciencia que es la de la emergencia climática».

Por ello, indicó que «es importante que, desde el punto privado y singularmente desde el punto de vista público, también en Europa y también en España, a la vez que respondemos a Putin y su chantaje energético, debamos avanzar hacia una transición energética que tiene que ser justa, también urgente, para evitar una catástrofe aun mayor, para la cual no hay remedio». «Porque la inflación remitirá, como también la pandemia, pero la emergencia climática sí puede temer efectos absolutamente irreversible», avisó.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo indicó que cualquier medida que se proponga para superar la crisis energética de Ucrania «debe atender y responder a este doble reto de la emergencia climática y de la crisis energética provocada por la guerra de Putin».

Por todo ello, remarcó que se «debe ayudar a resolver dos problemas, no a apagar un fuego, olvidando o avivando el otro».

Además, repasó cómo desde 2018 el Ejecutivo apostó por la Transición Ecológica, poniendo como ejemplo la creación de un Ministerio propio que elevó, después, a Vicepresidencia para dar transversalidad esta cuestión.