Bruselas financia con 15 millones de euros el proyecto de Indra y Enaire de gestión de tráfico aéreo con nanosatélites

0
20

MADRID, 21 (SERVIMEDIA)

La Agencia Ejecutiva Europea de Infraestructura Climática y Medioambiente (Cinea) ha aprobado una financiación de 15 millones de euros para el proyecto pionero de gestión de tráfico aéreo mediante satélites de pequeño tamaño que ha desarrollado la empresa Startical, de Enaire e Indra.

El Demostrador del Cielo Digital ‘Echoes’, liderado por Startical, acelerará el despliegue de los nuevos sistemas de comunicación y vigilancia por satélite para mejorar la capacidad, fluidez, eficiencia y respeto medioambiental del transporte aéreo, y ha sido una de las propuestas mejor valoradas en la convocatoria de transporte inteligente de la agencia europea.

El proyecto ha logrado el respaldo financiero en la convocatoria dedicada a proyectos de Transporte Inteligente gracias a una excelente valoración, con algunas de las puntuaciones más altas posibles en los diferentes criterios de evaluación, reconociendo su solvencia técnica, su carácter innovador, el enorme impacto de la iniciativa y su capacidad disruptiva.

El director general de Startical, Fernando García, apunta que «el apoyo de la Unión Europea y de Cinea representa un espaldarazo definitivo a una iniciativa que aporta una solución pionera y audaz al desafío que afronta el sector para asegurar su sostenibilidad y crecimiento. El marcado carácter tractor del proyecto debe servir de impulso para el desarrollo de un sector industrial que, en Europa, atesora capacidades muy relevantes pero que debe avanzar hacia el despliegue de los paradigmas del nuevo Espacio comercial».

El director general de Enaire, Ángel Luis Arias, destaca «la confianza que la UE ha depositado en un proyecto que ofrece una oportunidad única para situar a nuestra industria a la vanguardia mundial del segmento del nuevo Espacio, actualmente en fuerte expansión».

Por su parte, el director de Sistemas Integrados y Espacio de Indra, Domingo Castro, subraya que «el despliegue de una gran constelación de satélites, que se renovarán cada cinco años, asegura un flujo constante de trabajo que podría dinamizar todo el sector, exigiendo además el desarrollo de avanzadas tecnologías completamente nuevas de forma constante».