El modelo colaborativo se impone en las aulas

La educación colaborativa es una nueva forma de enseñanza que está ganando terreno en el mundo de la educación, basándose en apostar por el trabajo en equipo y la colaboración para un aprendizaje más efectivo. 

“Los estudiantes que participan en la educación colaborativa aprenden a trabajar en equipo, a tomar decisiones y a resolver problemas de manera efectiva. También se fomenta el pensamiento crítico y se les enseña a pensar de manera creativa” explican desde Singladura, uno de los principales actores en el sector del mobiliario escolar.

El aprendizaje colaborativo es un método en el que los estudiantes aprenden juntos en pequeños grupos. Se les anima a que compartan sus conocimientos y se ayuden mutuamente para llegar a una solución ante los problemas y retos planteados por el profesor en cada asignatura.

“Es importante que los estudiantes trabajen en equipo en el aprendizaje colaborativo porque les ayuda a mejorar sus habilidades sociales, comunicativas y de liderazgo. También les da la oportunidad de aprender de los demás y ampliar sus conocimientos, encontrando soluciones comunes basadas en la experiencia y conocimientos de todos” explican desde el sector de la enseñanza.

¿Qué es mobiliario colaborativo?

El mobiliario colaborativo es un tipo de mueble diseñado para mejorar la colaboración y el trabajo en equipo. 

Actualmente es una tendencia en auge en el diseño en aulas escolares y universitarias de todo tipo y que se está extendiendo rápidamente. Con él se pretende mejorar la productividad, creatividad y aprendizaje de los alumnos.

El mobiliario colaborativo suele incluir mesas capaces de adaptarse a círculos grupales de trabajo, sillas, así como otros muebles que fomentan el trabajo en equipo, como los tableros de dibujo o las pizarras. 

En definitiva,una orientación basada en el aprendizaje colectivo por encima del individual fomentado las relaciones personales.