Equipos formados de forma continua: el know how de la empresa

0
48

Cuando se entra a formar parte de una compañía es porque el perfil profesional de la persona encaja con las necesidades del momento en el que la vacante aparece. Sin embargo, una empresa es un ente vivo que necesita ir adaptándose a los cambios que requiere no solo el mercado sino, incluso, la evolución de la tecnología y automatización que se está viviendo.

Uno de los intangibles que diferencia unas empresas de otras es, precisamente, el talento. El talento de sus trabajadores no solo viene de la formación previa, sino de la adaptación a la empresa, a sus protocolos y, sobre todo, a la formación que se les pueda ir proporcionando.

Por suerte, pueden contar con Formación continua bonificada o formación programada para empresas, lo que permite impulsar de una forma bastante interesante al reciclaje de conocimientos, adaptación a las nuevas tendencias o necesidades e incluso a la motivación al permitir que sigan creciendo profesionalmente con nuevos cursos, disciplinas o incluso idiomas que mejoran no solo su currículum sino la forma de trabajo en la corporación.

«Quienes ven cómo no se estancan, sino que pueden ir mejorando año a año con nuevas disciplinas complementarias para su labor diaria acaban motivándose y siendo aún más productivos. El complementar de forma diagonal sus conocimientos les permite ver nuevas formas de afrontar los nuevos retos desde perspectivas distintas, lo que enriquece a la persona que trabaja y, sin duda, a la empresa» comentan a nivel corporativo.

Cursos de reciclaje, mejorar un idioma para abrir mercado en otros países, nuevas tendencias de marketing o ventas, nuevas actualizaciones de programas y softwares…son muchas las opciones que gracias a la bonificada salen genial para la empresa beneficiando a sus empleados, que pueden formarse de manera remota, optando por la modalidad online y adaptando sus horarios y necesidades.

Hay otra forma de afrontar este know how de la empresa, basado en los procesos que son capaces de instaurar los distintos departamentos y equipos. Se trata de optar, como empresa, por contratos de formación.

Tal como explican en su propia web, «el contrato de formación en alternancia es el único contrato bonificado y la modalidad contractual por excelencia que permite a las empresas adquirir nuevo talento para formarlo según sus necesidades, ahorrando además hasta el 100% de los costes en Seguridad Social, entre otras ventajas económicas». Para más información visita el siguiente enlace -> www.audiolis.com/contratos-de-formacion/

Se puede plantear de dos formas, bajo catálogo de especialidades formativas (más de 3700) entre las que se encuentran formaciones para sectores como la administración, la confección textil, el comercio o la informática, entre otros o bien bajo certificado de profesionalidad, que permite acceder a una titulación oficial en cualquiera de las disciplinas de su catálogo.

«El mejor legado que puede ofrecer una empresa es su conocimiento, su know how. Pero ese no se construye sin un equipo actualizado de forma continuada. Se trata de conseguir crear una cultura propia desde la base, con trabajadores que pueden mejorar sus cualidades y capacidades laborales. Un trabajador que decide formarse a cuenta de la empresa tiene un valor incalculable para la misma. Invertir en eso es clave para mejorar a nivel interno» concluyen.