España se une a la Declaración de Budapest por el derecho a una atención nutricional segura

0
22

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

La Federación Europea de Asociaciones de Dietistas (EFAD), que reúne a dietistas-nutricionistas de 27 países europeos entre los que se encuentra España a través del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, adoptó la Declaración de Budapest para que todas las personas tengan derecho a una atención nutricional segura y adecuada.

En consonancia con la Declaración Internacional sobre el Derecho Humano a la Alimentación, la Declaración de Budapest destaca que todas las personas tienen derecho a una alimentación adecuada y a no padecer hambre. Además, recomienda que la atención dietético-nutricional sea una parte integral de la atención nutricional para garantizar que nadie se quede atrás.

En este sentido, la presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, Alma Palau, firmó durante el acto de presentación el compromiso de los dietistas-nutricionistas españolas con la Declaración de Budapest y con promover sus objetivos.

«Se trata de un paso importantísimo para poner sobre la mesa el papel fundamental de una alimentación adecuada para la salud y el bienestar de toda la población, y del derecho de todos y todas a acceder al cuidado y la atención nutricional necesarios para conseguirla».

Palau añadió que «las y los dietistas-nutricionistas españoles estamos reinvidicando continuamente la inclusión de nuestra figura en la sanidad pública para poder hacer efectivo lo que, entre otras, se recoge en esta Declaración. Somos esenciales».

NUTRICIÓN ÓPTIMA

La atención nutricional óptima ayuda a prevenir y reducir el riesgo de enfermedades, reduce la duración de las estancias hospitalarias, mejora la eficacia del tratamiento clínico y la calidad de vida, y reduce los costes sanitarios.

Al mismo tiempo, la inseguridad alimentaria está asociada con la depresión, la reducción de la productividad y el aumento de los costos de atención médica, lo que puede resultar en una carga socioeconómica desproporcionada.

La Declaración de Budapest establece que los dietistas-nutricionistas son los profesionales de la salud con competencias para planificar, realizar y controlar la terapia nutricional con fines preventivos y para el tratamiento de los trastornos nutricionales. Sin embargo, su papel se extiende más allá de brindar atención sanitaria, mejorando el entorno alimentario y nutricional de las personas en colaboración con los gobiernos, la industria, la academia y la investigación.