La renta de los hogares en la UE aumentó un 3,6% en 2021

0
43

– Las rentas del trabajo no alcanzan los niveles prepandemia

– España mantiene estable su tasa de riesgo de pobreza

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

La renta mediana disponible en los hogares en la Unión Europea creció un 3,6% en 2021 en comparación con 2020. No obstante, las rentas del trabajo, que aumentaron considerablemente en todos los quintiles, todavía permanecen ligeramente por debajo del nivel anterior a la irrupción de la pandemia del coronavirus.

Así consta en las primeras estimaciones de desigualdad de ingresos en 2021 publicadas este jueves por Eurostat. Estas estimaciones anticipan los indicadores de ingresos finales de los datos de las estadísticas sobre ingresos y condiciones de vida de la UE (EU-SILC) recopilados en 2022.

Eurostat recordó que la pandemia provocó una «reducción significativa» de la actividad económica, con cierres temporales de algunos sectores comerciales, lo que provocó un «aumento sin precedentes» de trabajadores ausentes del trabajo o con jornadas reducidas y, por ende, una merma de los ingresos laborales.

Ante esta situación, los distintos gobiernos de los Estados miembros pusieron en marcha esquemas de apoyo con carácter temporal para compensar el impacto de la crisis provocada por la pandemia.

Las primeras estimaciones divulgadas por Eurostat señalan una «evolución positiva» en la distribución de ingresos, con «aumentos significativos» para los hogares de bajos ingresos, lo que, según la agencia de estadística de la Unión Europea, va en línea con las principales tendencias observadas en el mercado laboral y la notable reducción de los trabajadores afectados por las medidas de control de la pandemia.

Cabe destacar que todavía muchos Estados miembros aplican políticas de protección social que tienen como objetivo estabilizar los salarios y los ingresos de los hogares.

Del mismo modo, las primeras estimaciones ponen de manifiesto que la tasa de riesgo de pobreza en la UE se mantuvo estable en 2021, aunque varió entre los 27, especialmente al evaluar los efectos acumulados.

En comparación con los valores previos a la pandemia, cinco de los Estados miembros con datos disponibles registraron un aumento en la tasa de pobreza en el periodo de tiempo comprendido entre 2019 y 2021, de los cuales cuatro fueron «estadísticamente significativos»: Grecia (+2), Croacia (+2), Letonia (+2) y Países Bajos (+2); el otro país en el que incrementó fue Hungría (+1).

En 11 Estados miembros, la tasa de pobreza se mantuvo estable: España, Italia, Austria, Eslovenia, República Checa, Eslovaquia, Polonia, Estonia, Dinamarca y Malta.

Por su parte, en los siete restantes disminuyó: Bulgaria (-2), Finlandia (-2), Chipre (-1), Alemania (-2), Lituania (-1), Rumanía (-2) y Suecia (-2).