Los sindicatos se reúnen con Inditex para reclamar una mejora para las dependientas

– CGT, convocante de la huelga en Madrid, denuncia que UGT y CCOO le excluyen

MADRID, 25 (SERVIMEDIA)

Inditex se reúne este miércoles en la mesa estatal del grupo junto con CCOO y UGT, sindicatos mayoritarios de la empresa a nivel nacional, que piden «medidas globales» que afecten a todas las tiendas y marcas del grupo entre las que se incluya la reforma del sistema de comisiones del personal de tiendas, garantizando «un impacto significativo en la retribución de las plantillas».

Según un documento al que ha tenido acceso Servimedia, la reunión ha sido convocada CCOO y UGT para tratar cuestiones relativas al acuerdo de ámbito estatal alcanzado el pasado noviembre, en el que se acordó la recuperación del incentivo de 1.000 euros para las dependientas de la compañía y el incremento de hasta 3.600 euros en 2024 del plus de sede para las trabajadoras de la provincia de A Coruña.

De hecho, la firma de este acuerdo se produjo días después de que el sindicato CIG (Confederación Intersindical Galega) hubiese convocado a las dependientas de la provincia a una manifestación en la ciudad gallega y de la programación de una huelga para la semana del ‘Black Friday’, concretamente, para los días 25 y 26 de noviembre.

Pese al acuerdo, calificado como «histórico» por UGT y CCOO, el sindicato gallego continuó con las protestas y convocó una nueva huelga para el 23 de diciembre, que acabó desconvocando tras lograr el compromiso por parte de la empresa de aplicar un incremento salarial de 322 euros al mes a partir de la nómina de enero y con carácter retroactivo hasta noviembre, de 362 euros durante el segundo año y de 382 a partir del tercero, lo que supondrá una mejora del 25% del salario de las trabajadoras a jornada completa, según detalló.

Pocos días después, el sindicato Confederación General del Trabajo (CGT), que durante el conflicto en Galicia había apoyado las reivindicaciones de CIG, convocó junto a USO a las dependientas de Zara y Pull&Bear a una huelga para el pasado 7 de enero reclamando incrementos similares a los que la empresa se había comprometido en su provincia de origen para todo el personal de tienda del país.

Con la huelga a pocos días, UGT y CCOO, que no la secundaban, anunciaron la convocatoria de la mesa que se reunirá esta semana, apuntando UGT que «desde la semana anterior a Navidad y en vista de la situación de la inflación», venían trasladando «la necesidad de seguir manteniendo el dialogo, buscar soluciones para que las personas trabajadoras de las tiendas de Inditex no vean mermado su poder adquisitivo y tengan unas condiciones acordes a la empresa en la que trabajan».

En cuanto a los puntos a tratar, UGT subrayó acerca de la retribución al personal de tienda que «se debe de tener en cuenta el impacto que está teniendo la inflación en el poder adquisitivo de las plantillas y buscar fórmulas que no sólo eviten esa perdida, si no que la mejoren», pero sin especificar una cuantía concreta.

Asimismo, ambos sindicatos quieren que en el Plan de Igualdad que está «en negociación» se aborden «medidas de alcance y aplicación en todas las marcas». Además, UGT recordó el compromiso de Inditex para impulsar los convenios colectivos provinciales «paralizados», algunos desde hace «más de 10 años», lo que implica el «congelamiento» de los salarios.

CGT DENUNCIA EXCLUSIÓN

En declaraciones a Servimedia, el responsable sindical de CGT para Zara en Madrid, Aníbal Maestro, indicó que los sindicatos mayoritarios no le generan «ruido» a la empresa y que sus exigencias de cara a la negociación se sitúan «muy por debajo» de lo que reclama CGT.

Concretamente, el sindicato reclama una subida salarial de 500 euros al mes y de 250 euros en el caso de las trabajadoras con jornadas de menos de 15 horas semanales. Además, pide el abono de los domingos «en las mismas condiciones» que los festivos y la «equiparación en ayudas sociales» con trabajadores de otros sectores de la compañía.

Maestro resaltó que la huelga del pasado 7 de enero fue un «exitazo», ya que acudieron el 50% de los trabajadores de Madrid de Pull&Bear y que, en total, se cerraron entre ocho y 10 tiendas. Para este lunes, han convocado una nueva concentración descentralizada en toda España para dependientas de todas las marcas en la que insistirán en sus reclamaciones y denunciarán que no estarán presentes en la mesa del próximo día 25.

Sobre esta cuestión, criticó que, pese a que CGT es el sindicato mayoritario en Madrid en las tiendas de Zara, Lefties y Pull&Bear y el segundo a nivel autonómico en todo el grupo, el formato de la mesa, convocada para tratar cuestiones a nivel estatal, permite dejar fuera al sindicato.

En el documento dirigido desde Inditex a CGT al que ha tenido acceso Servimedia, la empresa señala que «no existe objeción alguna» por su parte para que participe en la mesa, pero apunta que su «falta de legitimidad» impide a Inditex imponer su presencia «unilateralmente», por lo que tendrán que contar con el beneplácito de CCOO y UGT para ello.

El sindicalista lamentó que los sindicatos mayoritarios se han puesto «de perfil» después de que CGT les haya hecho llegar un burofax reclamando su presencia, por lo que no estarán presentes en la mesa. A preguntas de Servimedia, UGT no dio una respuesta sobre si tenía intención de aceptar la participación de CGT.

En el escrito, Inditex asegura que «no está previsto» que «se discutan conceptos que puedan afectar específicamente» a la Comunidad de Madrid. Sin embargo, desde UGT reconocieron a Servimedia que solicitarán en la negociación un aumento aún sin concretar del «complemento específico» para esta región, que actualmente es de 125 euros al mes para las trabajadoras a jornada completa.