Todo lo que hay que saber de las sillas salvaescaleras

0
70

Cada vez son más los usuarios que, una vez van cumpliendo años, sienten que vivir en un edificio sin ascensor o en una vivienda donde las plantas se separan por escaleras es un lastre.

Sin embargo, también son cada vez más los que se resisten a cambiar de vivienda por sentirse bien dentro de su espacio, en su entorno y con sus vecinos.

Justo ese es el momento en el que empiezan a buscarse soluciones y, una de las más ágiles, versátiles y efectivas es optar por poner una silla salvaescaleras que ayude a moverse en los distintos niveles evitando tener que subir a pie los escalones.

En este caso, es necesario ponerse en contacto con empresas especializadas y con gran experiencia que serán capaces de aportar la mejor solución personalizada para cada caso.

Una de las mejores opciones del mercado son las Sillas salvaescaleras Farre, una empresa catalana especializada en el diseño, instalación y mantenimiento de este tipo de soluciones que facilitan la movilidad no solo de mayores sino de cientos de personas que tienen problemas para salvar obstáculos como las escaleras.

«En el fondo nuestro trabajo se basa en facilitarle la vida a la gente. En conseguir que personas mayores, con discapacidades o con enfermedades degenerativas tengan una independencia y calidad de vida en su propia casa sin necesidad de mudanzas o de dejarlo todo atrás» explican desde la empresa familiar.

¿Se pueden poner este tipo de soluciones en cualquier escalera? En realidad sí. Hay dos tipos: sillas salvaescaleras para escaleras rectassillas salvaescaleras para escaleras curvas, lo que permite que se adapten perfectamente a la anatomía de la arquitectura proyectada en portales, viviendas y unifamiliares. La seguridad y facilidad de uso es la que convence a quien busca de verdad una solución duradera y eficaz.

En este caso, la siguiente duda puede ser el plantearse si debería ser de uno o dos carrilles la instalación. En ese caso, lo mejor es dejarse asesorar por los expertos que serán los que auditen el espacio para garantizar que, como en todas las instalaciones, la silla entre y salga del recorrido en la posición correcta garantizando el máximo confort y seguridad.

«Mucha gente piensa que ese tipo de soluciones no es viable dentro de una vivienda y están muy equivocados. Hay soluciones para todo tipo de escaleras y tramos, incluso las que tienen el primer escalón muy cerca de una puerta. Se trata de adaptar el espacio a la máquina para de verdad buscar la mejor alternativa» concluyen.