CBD, el negocio de moda

0
33

Desde que los beneficios de las terapias basadas en el cáñamo quedaron demostradas a nivel científico, el negocio del CBD es uno de los que más crecimiento están experimentando en los últimos tiempos.

Más allá de la venta online, uno de los canales más ágiles para que el producto llegue al consumidor aunque en su localidad no exista una tienda, son muchas las capitales que empiezan a ver cómo los locales a pie de calle van abriéndose paso en las principales arterias.

«La terapia con cannabis empieza a conocerse mucho más y eso está normalizando no solo su uso sino su normalización. España es uno de los países en los que es necesario seguir avanzando porque queda mucho recorrido. Pese a ser de los grandes productores de Europa, aún la legislación limita ciertos productos, pero es cuestión de tiempo» explican desde el sector, que ve como comprar CBD cada vez es más sencillo en nuestro territorio.

¿Cuál es el mejor formato para su uso?

En realidad, depende de cada persona. Las flores CBD son una de las alternativas más naturales para quienes se deciden a consumirlo en busca de esas propiedades antioxidantes para paliar los efectos de los radicales libres, mejorando por ejemplo la apariencia de la piel gracias al fortalecimiento de los tejidos.

Pero, lejos de la estética, es un claro aliado en pacientes que están sufriendo las consecuencias y efectos secundarios de los tratamientos de quimioterapia para tratar de curar el cáncer. Gracias a las flores CBD se consigue mejorar los síntomas vomitivos que provoca cada ciclo.

A esto, también, se suma el alivio de dolores al poseer, entre otras bondades, efectos antiinflamatorios y analgésicos.

Aunque los hay que prefieren comprar el aceite CBD como formato más cómodo para aliviar dolores gracias a su aplicación sublingual, de forma que consigue una absorción lenta que permite que el efecto vaya de forma progresiva. «Cada vez hay más aceites que sirven también como producto de masaje que, junto con otros ingredientes, alivian como si de un bálsamo se tratase durante los tratamientos de fisioterapia, por ejemplo» explican.

El CBD, en realidad, es un producto de la planta de cannabis que, poco a poco, irá abriéndose camino en el mercado como uno de los tratamientos para pacientes con dolor crónico. Hay que explicar, además, a la población, que estos productos no tienen ningún efecto psicotrópico, ya que éstos se derivan del consumo de otra parte de la planta que nada tiene que ver con la recomendación que hace de ello la OMS, por ejemplo.