El Bundesbank cree que Europa no irá «tan mal» en 2023 y que verá «la luz al final del túnel»

0
27

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, señaló este jueves en el Fórum Europa que, aunque hay «probabilidad» de que Europa entre en una recesión técnica por un crecimiento negativo en el cuarto trimestre del 2022 y el primero de 2023, teniendo en cuenta «todos los factores», «parece ser» que «no va a haber un ‘aterrizaje duro’ y la cosa no va a ir tan mal», y aseguró que tiene «una convicción muy firme» de que Europa «saldrá a flote» y verá «la luz al final del túnel».

Así lo indicó en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, donde destacó que es una «buena noticia» las cifras de crecimiento del tercer trimestre en la Eurozona, que fueron «mejores de lo esperado», pues quizás se preveía «territorio negativo».

Sobre la situación bélica, manifestó que es un contexto en el que «vamos a tener que vivir durante muchos años» que ha cambiado «las reglas de juego para todos» y que puede convertirse en el «inicio de un proceso de desglobalización». En este sentido, resaltó el «gran esfuerzo» del gobierno alemán para rebajar del 55% al 5% la dependencia del gas ruso, aunque advirtió de que «queda mucho por hacer» y de que todo lo que se consiga, se realizará «con una idea común».

Acerca de Alemania, señaló que la previsión de crecimiento para 2023 está en torno al 0,5% o 0,7% y que, «cuando a Alemania no le va bien, no es bueno para el resto de Europa». No obstante, indicó que la situación «no debe sorprendernos» porque «han pasado muchas cosas en los últimos 10 meses» y podría percibirse este contexto «como una posibilidad para una mayor integración europea».

«Tenemos que realizar esfuerzos entre todos. No debemos subestimar lo que hemos conseguido en los últimos 10 meses», enfatizó.

Así, insistió en lo importante que es «tener una idea común» e indicó que los fondos Next Generation-EU son «el punto más importante en ese sentido». Aunque declinó comentar el estado de ejecución de estos en España porque «no sería justo», apuntó que «fue una iniciativa muy buena» que pudo ocurrir porque hubo «dinero sobre la mesa».

Nagel se mostró «seguro» de que la Unión Europea va a encontrar «algún método» para «meter presión» a los países «para que la distribución de los fondos sea lo más justa posible», refiriéndose «tanto a España como a Alemania». Para el banquero, un proceso «ágil» ayudaría «mucho» desde el punto de vista de la política monetaria porque le daría «un poco más de estabilidad en el proceso de toma decisiones».

PAPEL DEL BCE

Por otro lado, subrayó que los bancos centrales tienen «muy claro» su mandato de conseguir estabilidad en los precios, pero que son conscientes de que sus decisiones influyen «también» sobre el crecimiento económico». «A menudo la gente piensa que tenemos orejeras y solo nos obsesionamos con el mandato de estabilidad de precios», señaló.

Asimismo, preguntado por el papel de los bancos centrales en facilitar créditos para promover la transición ecológica, reconoció que le «cuesta» llegar a formarse una opinión porque «existen debates muy acalorados sobre la coherencia de nuestro papel como bancos centrales» con el fomento de estas políticas.

«Está claro que no es ese nuestro mandato principal, que es la estabilidad de precios», señaló Nagel, quien se preguntó si «podemos ser un actor importante» en esta cuestión «o no debemos serlo». En cualquier caso, aseveró que «la responsabilidad mayor compete a los políticos y los bancos centrales podemos echar una mano, pero no es ni debe ser nuestro papel principal».