Pulsa «Intro» para saltar al contenido

El precio de los alimentos frena su caída y sube un 10,5% en septiembre

– El INE confirma que la inflación cerró el mes pasado en el 3,5%, con la subyacente en el 5,8%

– El aceite de oliva se ha encarecido un 67% en el último año

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El Instituto Nacional de Estadística (INE) confirmó este viernes que el índice de precios de consumo (IPC) anual se situó en el 3,5% en septiembre, lo que supone casi un porcentual más con respecto a agosto. A su vez, el precio de los alimentos pausó su caída y se encareció un 10,5% interanual, con el aceite oliva costando ya un 67% más que hace un año.

El nuevo incremento de la inflación general se debe, principalmente, al encarecimiento de los carburantes y lubricantes personales –cuyo precio ha aumentado un 10,1% en lo que va de año– y de la electricidad, frente a las bajadas que ambos productos experimentaron hace justo un año.

También influye en la nueva subida del IPC, «aunque en menor medida», la estabilidad de los precios del transporte combinado de pasajeros, frente al descenso registrado en septiembre del año anterior.

No obstante, la inflación habría sido superior de no ser por la moderación del precio de los paquetes turísticos, que se abarataron este mes de septiembre más que hace un año; y del vestido y calzado, que subió menos en el arranque de la nueva temporada de otoño en comparación el año pasado.

La inflación anual registra así su tercer mes al alza y su mayor escalada desde junio de 2022. Se espera que siga por este camino durante los próximos meses, cuando algunos organismos creen que rozará subidas interanuales del 5%. No obstante, pese a que la tasa interanual se ha incrementado en casi un punto porcentual, la subida mensual es del 0,2%, la segunda más baja desde febrero y tres décimas menos que hace un mes.

Este tímido incremento de la tasa mensual es compatible con el incremento de casi un punto en la anual. Ello se explica en el fin del conocido como ‘efecto escalón’ que se dio durante los meses del verano –cuando el IPC llegó a caer hasta el 1,9%– y que se produce cuando los precios crecen mucho y rápido en un periodo corto de tiempo, para posteriormente bajar, como sucedió el año pasado con la electricidad tras estallido de la guerra en Ucrania. Ahora, el precio de la electricidad y de los carburantes sigue lejos de sus máximos históricos, pero presionan el IPC al alza por registrar comportamientos contrarios a los del año pasado.

Con estos datos, la tasa de variación anual estimada del índice de precios de consumo armonizado (IPCA) se situó en el 3,3% en el mes de septiembre, nueve décimas por encima de la registrada el mes anterior. La variación mensual estimada del IPCA fue del 0,6%.

REBAJA DEL IVA

Además, el INE confirmó que la inflación subyacente bajó tres décimas y se situó en el 5,8% durante el mes pasado, encadenando su segundo mes consecutivo a la baja.

No obstante, sigue a niveles elevados, por lo que la rebaja del IVA de algunos de los alimentos básicos de la cesta de la compra seguirá en vigor hasta el próximo 31 de diciembre. Esta medida corría el riesgo de decaer a partir del 1 de noviembre si la tasa interanual de la inflación subyacente del mes de septiembre, publicada en octubre, fuese inferior al 5,5%.

La continuidad de esta medida permitirá dar un respiro al bolsillo de los consumidores, ya que el precio de los alimentos pausó su caída en septiembre y se encareció un 10,5% interanual.

La subida más pronunciada es la del aceite de oliva, cuyo precio ha subido un 67% en los últimos 12 meses. Destaca también el encarecimiento del azúcar (40,5%), las patatas (20,5%) y el arroz (18,5%).