Los analistas financieros recomiendan que el informe del BCE se tenga en cuenta en el trámite parlamentario

0
28

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

El Instituto Español de Analistas Financieros (IEAF) señaló este viernes que «convendría» tener en cuenta la opinión del Banco Central Europeo (BCE) sobre el impuesto español a la banca durante la tramitación parlamentaria del nuevo tributo «o, al menos, hacernos reflexionar sobre la necesidad de llevar a cabo un estudio previo en profundidad».

En un análisis difundido este viernes, el IEAF destacó del dictamen del BCE, hecho público ayer, jueves, que detecta «deficiencias técnicas» en el diseño «que producen inseguridad jurídica y afecta tanto a la salud de las entidades de manera individual como en el conjunto del sistema» y echa en falta una evaluación del impacto del entorno actual y los próximos trimestres.

Sobre las «carencias técnicas», los analistas financieros señalaron que el BCE ve «falta de coherencia» entre los objetivos presupuestarios generales y los extraordinarios, de manera que un impuesto extraordinario debiera cubrir tareas extraordinarias.

También critican que «se ha convertido en tendencia a la hora de legislar» la falta de una memoria económica para este tributo. «Hasta ahora, lo único existente es la afirmación en el proyecto de Ley de que esta medida no supone un daño sobre estas variables, pero tal aseveración debe estar convenientemente sustentada», señalaron desde el IEAF.

Además, apuntaron, en línea con el informe del BCE, que al solo tener en cuenta los beneficios «caídos del cielo» de la banca, puede suceder que una entidad sujeta al gravamen tenga pérdidas y deba pagar igualmente el impuesto «provocando un impacto negativo significativo sobre sus niveles de recursos propios».

En este sentido, advirtió de que se cubra «una barrera peligrosa como es la de provocar pérdidas en entidades, ya de por sí necesitadas de generar resultados positivos, al mismo tiempo que se fomenta una situación de rivalidad desleal».

Por otra parte, señaló la falta de adecuación del impuesto a la realidad actual apuntada por el BCE y explicó que «siseñar en el vacío o de una manera aislada del conjunto un tributo implica en términos técnicos demasiadas lagunas y demasiado margen para la interpretación, incluso alcanzando a los propios organismos de Competencia a los que se les ha encargado perseguir a las entidades que repercutan en precios el impuesto sin dotarles del instrumento de análisis adecuado».