El 43% de los jóvenes creen que alquilar una vivienda es «tirar el dinero», seis puntos más que en 2021

0
31

– Según Fotocasa

MADRID, 28 (SERVIMEDIA)

El 43% de los jóvenes en España consideran que alquilar una vivienda es «tirar el dinero», seis puntos más que en 2021, cuando tenían esta idea el 37%, según el informe ‘Los jóvenes y el mercado de la vivienda en 2022’, publicado por Fotocasa.

Este crecimiento se produce, sobre todo, porque entre los de menor edad (18-24 años) cada vez hay más que piensan que alquilar es «tirar» el dinero: hace un año eran el 29% y ahora son el 47%.

«La evolución del mercado del arrendamiento durante los dos años transcurridos desde el comienzo de la pandemia de covid-19 tiene mucho que ver con estos intensos cambios: inicialmente, tras el confinamiento estricto, el incremento de la oferta de alquiler por la llegada de viviendas antes dedicadas al alquiler turístico impulsó a la baja los precios y descendió la sensación de que alquilar es «tirar» el dinero; pero el encarecimiento registrado en 2022, han vuelto a poner de relieve los desequilibrios en el arrendamiento y los jóvenes demandantes de casa en propiedad lo reflejan en sus motivaciones», explica el portal inmobiliario.

Además, de los jóvenes que compran vivienda, el 47% encuentran la motivación en que es una inversión a largo plazo. Asimismo, un 38% de jóvenes encuentran en la vivienda un «seguro» de cara al futuro y un 27% deciden comprar porque su situación laboral ha mejorado.

Este motivo, pese a ser uno de los más mencionados, ha ido perdiendo peso en los últimos años. Así, en febrero de 2019 había un 36% de jóvenes que había tomado la decisión de comprarse una vivienda porque su situación laboral había mejorado. Una cifra que ha ido decreciendo progresivamente en 2020 (32%), 2021 (30%) y 2022 (27%).

ALQUILER

Entre los jóvenes que se decantan por el alquiler en lugar de por la compra, en el 52% de los casos son personas que no compran porque su situación económica no se lo permite.

Este es, con diferencia, el principal motivo que conduce a los jóvenes al mercado del alquiler. Pero hay más razones. Por ejemplo, hay un 31% que elige el alquiler por cuestiones relacionadas con la movilidad laboral o un 24% que lo prefiere por la libertad y la flexibilidad que otorga.

El estrato de menor edad valora más la libertad y flexibilidad que otorga. Es una razón para elegir alquilar en lugar de comprar para el 28% de jóvenes que comprenden los 18 y los 24 años. Sin embargo, solo son el 23% de jóvenes demandantes de arrendamiento entre 25 y 34 años los que apuntan este motivo.

Por otro lado, Fotocasa resalta que el 32% de los jóvenes que han realizado alguna acción (de oferta o de demanda; en la compraventa o en el alquiler) en el último año lo han hecho con la vista puesta en mejorar su vivienda actual. En febrero de 2020 había un 30% de jóvenes que aseguraban querer cambiar de vivienda para mejorar la que ya tenían. Una razón que un año después, en 2021, se extendió al 35%. Ahora, con la vuelta a progresiva a la normalidad y, por consiguiente, la disminución del protagonismo de la vivienda en el día a día esta percepción parece haberse moderado un poco y son un 32% de los menores de 35 años activos en el mercado afirman que el objetivo es mejorar su vivienda actual.

Otros de los motivos de peso entre los jóvenes para el cambio de vivienda son querer irse a vivir con su pareja (31%), el cambio de lugar de trabajo o centro de estudios (22%) o la previsión de que la familia crezca (16%).

NO ENCUENTRAN VIVIENDA

Por otra parte, el 28% de los menores de 35 años han realizado alguna acción de demanda sin que hayan conseguido cerrar la operación. De ellos, el 60% no encuentra casa por los precios.

A esta razón le siguen que las viviendas no se adaptan a sus necesidades (45%) y que no hay suficiente oferta en su zona (36%).

Por perfiles, los inquilinos —considerando como tales a los que han alquilado o intentado alquilar— se aglutinan más en los estratos bajos económicamente hablando. En concreto, un 49% de ellos tienen unos ingresos brutos mensuales familiares que oscilan entre los 1.001 y los 2.500 euros. Sin embargo, entre quienes demandan vivienda en propiedad solo hay un 34% que se mueva en este rango y el resto tienden a concentrarse en un nivel de ingresos superior.