El Banco de España pide a la banca que provisione «adecuadamente» y «a tiempo» ante la coyuntura

0
25

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

El Banco de España recomienda a las entidades financieras que tengan en cuenta el entorno macroeconómico de desaceleración y alta inflación y provisionen «adecuadamente» y «a tiempo» las pérdidas esperadas.

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, expuso esta idea respecto a la publicación del Informe de Estabilidad Financiera del organismo este viernes en el que se destaca que las entidades bancarias españolas tienen unos niveles de solvencia superiores a la pandemia y unas ratios de morosidad inferiores.

El documento subraya que se ha recuperado la rentabilidad previa a la crisis sanitaria y «se sitúa por encima del coste de capital», pero alerta de que, en el escenario actual de desaceleración económica, elevada inflación y «extraordinaria incertidumbre» aumenta los riesgos de que se deteriore el crédito y se endurezcan las condiciones de financiación.

«Todo ello recomienda una política prudente de planificación de provisiones y de capital, que permita destinar el incremento de los beneficios que se está produciendo en el corto plazo a aumentar la capacidad de resistencia del sector. Esto permitiría afrontar en mejor situación las posibles pérdidas que se producirán en el medio plazo derivadas de la evolución negativa del crecimiento económico», recoge el informe. Estrada incidió en esa idea al pedir una «adecuada dotación de provisiones».

El organismo recoge en el informe que las pruebas de resistencia realizadas por el Banco de España ante un potencial escenario de tensión derivado de la materialización de los riesgos actuales sobre la evolución del crecimiento, la inflación y las condiciones financieras indican que «la solvencia agregada del sector se mantiene en niveles adecuados», pero con heterogeneidad entre las entidades. En el escenario base, la ratio de solvencia pasaría del 12,8% en 2021 al 13,4% en 2024, y en un escenario adverso, se reduciría al 10,5% en 2024.

Estos ejercicios señalan un impacto de los incrementos de tipos de interés sobre la capacidad de generación de margen de interés, que «mejoraría», y sobre las dotaciones por provisiones, que «empeorarían de manera notable».

En cualquier caso, si las subidas ocurren dentro de un escenario adverso, con contracción del PIB y tensionamiento de las primas de riesgo, «los resultados indican un efecto neto negativo sobre la rentabilidad y el capital del sector».

Respecto a la política de dividendos de las entidades, este responsable del Banco de España consideró que las ratios de ‘pay-ouy’ -porcentaje del beneficio que se destina a dividendos- de los bancos españoles «se encuentran en torno a la media, por debajo» de las de los sistemas bancarios europeos. «Las ratios de ‘pay-out’ parece que no son excesivas» en la comparativa internacional, apuntó.

En el informe, el organismo señala como riesgos para la estabilidad del sistema financiero español el incremento de los riesgos asociados a la guerra, la posibilidad de una inflación más elevada y persistente y el riesgo de una contracción de la actividad económica. Las vulnerabilidades detectadas hacen referencia al nivel elevado de endeudamiento público, la debilidad financiera de hogares y familias, las debilidades en la capacidad de intermediación financiera y los signos «incipientes» de desequilibrios inmobiliarios. Sobre este último punto, se destaca que continúa la sobrevaloración en los precios, pero estas señales siguen «contenidas».

Sobre la morosidad, Estrada avisó de que los riesgos para los balances bancarios «siguen estando ahí» y la evolución macroeconómica será la que determine si los préstamos en riesgo de ser dudosos finalmente terminan siéndolo.

En los préstamos con aval público, el organismo pide «cautela» con los que han vencido. En el caso de préstamos avalados en vigilancia especial, el porcentaje pasó del 20,2% en diciembre de 2021 al 22,8% en junio de este año.