FIAB advierte de «posibles efectos» en el empleo de la industria alimentaria por la inflación

0
9

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

La Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) avisó este jueves de «la vulnerabilidad» que sufre la actividad y el empleo en el sector de alimentación y bebidas como consecuencia de la «ralentización del consumo» causada por «la elevada inflación», los altos costes energéticos que impactan en las empresas, las tensiones logísticas, así como los problemas de suministros y el encarecimiento de las materias primas.

«Todos estos factores ya están afectando gravemente tanto a la productividad industrial como al consumo y, de no establecer las medidas adecuadas, podría tener su repercusión en el empleo», señalan desde la organización», advierte la organización tras presentar su Informe de Empleo, que recoge que la incrementó sus niveles de empleo un 3,7% durante el primer semestre de 2022.

Sin embargo, y «a pesar de que el sector ha sabido mantener el equilibrio en el primer semestre de 2022», FIAB muestra su preocupación por la «gran incertidumbre» actual, así como ante la «recesión en el consumo» y los «costes disparados»,

«Somos el primer sector industrial de este país, también en términos de empleo, por lo que un comportamiento inestable en el mercado laboral dentro del sector sería un mal síntoma para el conjunto de la economía española», declaró el director general de FIAB, Mauricio García de Quevedo.

«No estamos todavía en este escenario, pero sí vemos con preocupación la deriva que pueda tomar la situación tan compleja en la que nos encontramos, por lo que hay que adelantarse y evitar la adopción de cualquier medida legislativa o fiscal que pueda perjudicar la competitividad y el empleo de las industrias», añadió.

SEGURIDAD JURÍDICA Y AYUDAS

En este sentido, la federación reclamó al Gobierno no introducir más costes a las empresas y ofrecer más «seguridad jurídica para que puedan seguir aportando al crecimiento económico y laboral».

Así las cosas, FIAB pidió adoptar una bajada temporal del IVA a los alimentos y bebidas «que redunde en la reactivación del consumo», y consideró «vital» la aprobación de ayudas directas, «especialmente a las pequeñas y medianas empresas», y la aceleración de la aprobación del Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) para el sector alimentario.