Garamendi (CEOE) destaca que hay países europeos que «no van a estar de acuerdo» con que se suban las pensiones un 8% en España

0
10

– Insiste en que sería «erróneo» ligar salarios al IPC

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, señaló este lunes que hay países europeos que «no van a estar de acuerdo» con que en España se suban las pensiones un 8%, con la inflación, porque están a favor de ayudar a España pero «no puede ser gratis», ya que ni ellos aplican esas revalorizaciones.

«No podemos hacer políticas populistas con el dinero capitalista europeo. Es evidente», apuntó Garamendi durante su intervención en el curso de verano organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander, donde abogó por potenciar el «rigor presupuestario» y la «ortodoxia económica».

En este sentido, destacó que un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) puso de relieve que en España podría producirse un ahorro de unos 60.000 millones de euros «con una mejor gestión de la mayor empresa que tenemos, que es el Estado».

Incluyó, en este apartado, no solo a la administración central, sino también a la autonómica y local. Además, defendió que este ahorro se podría producir sin acometer recortes en políticas de servicios públicos como la educación o la sanidad.

LA DEUDA HAY QUE PAGARLA

Garamendi avisó de que «la deuda hay que pagarla» aunque «puede haber gente» que piense que no. Así, advirtió de que España se encuentra con una deuda de entorno al 120% del Producto Interior Bruto (PIB) y un déficit de alrededor del 7%, mientras el Banco Central Europeo ya ha dicho que «no va a haber tanta relajación» en el sentido de que «no va a comprar tanta deuda».

Además, afirmó que si España no avanza en la consolidación fiscal será Europa quien diga cómo debe hacerlo. «Si preguntas a Holanda y Alemania, incluso Suecia, el planteamiento es que claro que queremos unidad, pero todos haciendo las cosas ordenadamente», aseveró Garamendi, quien recordó que es vicepresidente de Business Europe, la patronal europea.

En todo caso, apuntó que «si hace falta hablar de las pensiones mínimas hablaremos», abriendo la puerta a que estas sí puedan revalorizarse con el IPC, pero criticó que últimamente todo lo que se oye son «titulares de mitin». A este respecto, señaló que cada punto de subida de pensiones supone 1.700 millones de euros, lo que supondrían más de 13.000 millones si se elevan un 8% para el año que viene.

Por ello, aconsejó que «se sienten los partidos y hablen con mucha seriedad del tema», al tiempo que criticó el nuevo mecanismo de solidaridad intergeneracional, con el que se subieron las cotizaciones un 0,6% (un 0,5% a las empresas).

En su opinión, esto «no soluciona absolutamente nada» y el Pacto de Toledo «tiene la obligación de sentarse y llegar a un acuerdo».

SALARIOS

En cuanto a la falta de acuerdo con los sindicatos para acordar unas recomendaciones generales sobre evolución de salarios en el marco del V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), Garamendi sostuvo que la palabra no es «romper», sino que no han sido capaces de llegar a un acuerdo», porque hay más de 4.500 mesas de negociación abiertas en España.

A su juicio, los sindicatos, con quienes la patronal tiene «muy buena relación», han hecho «un planteamiento erróneo», que es indexar las pensiones a la inflación. Así, Garamendi dijo que podrían pactar una cifra de subida, pero no ligar salarios al IPC de forma generalizada, porque provocaría que la subida de precios actual se convirtiera en «estructural».

Eso sí, reconoció que «no está siendo tan estructural como nos dijeron» y que «la inflación es el impuesto a los más vulnerables», si bien precisó que indexar los sueldos al IPC «sería un error para las empresas y la economía».

A su criterio, plantear este tema, que «ojalá pudiera ser así», lo único que conseguiría es «una peor capacidad de liderazgo de las empresas españolas». Igualmente, apuntó que uno de «los milagros» o «una de las cosas que se hicieron bien» en la anterior crisis fue la internacionalización de la economía. En concreto, destacó que el número de empresas internacionalizadas en España pasó de unas 50.000 a 150.000.

PACTO DE RENTAS

Finalmente, en cuanto a la petición del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de que se alcance un pacto de rentas para repartir el esfuerzo ante las consecuencias sociales y económicas de la guerra en Ucrania, Garamendi explicó que esto es mucho más que la negociación del AENC entre sindicatos y patronal. «Estamos encantados de sentarnos en la mesa, pero con mucha seriedad», enfatizó.

Además, aseguró que en ella habría que hablar de salarios, pero también de funcionarios y pensiones, entre otras cuestiones, indicando que ellos (CEOE) han apoyado la renta mínima.

«Tenemos que hablar no solo los trabajadores y los empresarios, sino los partidos políticos sentarse, porque habrá que hablar de los funcionarios, las pensiones y de muchos más temas», concluyó.