La generación infantil a la que el covid cambió la infancia

0
78

Uno de los retos de la nueva educación pasa, precisamente, por la bajada de las ratios en clase y por conseguir una asistencia, en la edad infantil sobre todo, mucho más personalizada con los alumnos.

Cada año se demandan más profesionales que cubran los puestos necesarios para atender, tanto en los colegios como guarderías, la demanda creciente de aulas dedicadas a los más pequeños.

«Cada vez es más importante contar con profesionales que sean capaces de adaptarse a entornos y sociedades cambiantes. La digitalización también ha empezado en la edad infantil y es necesario que haya una serie de competencias en el aula que respondan a esa realidad» explican desde el Colegio Malvar, donde forman en la profesión de Técnico Superior en Educación Infantil en Madrid.

En un aula surgen cientos de situaciones con los más pequeños que requieren no solo de formación sino de destreza y capacidad de resolución y eso es en lo que se basan los dos cursos y más de 2000 horas de formación para convertirse en técnico superior.

Durante estos años, además, la necesidad de gente bien formada es clave para hacer que los niños sean capaces de sobrellevar una falta de normalidad en las aulas, colegios y, en general en la sociedad.

«Llevamos tiempo con la necesidad de trabajar mucho más en las aulas conceptos más abstractos para dar seguridad y cierta normalidad a los niños que han sufrido el miedo de oír continuamente información que no comprenden y que podría poner en peligro a gente como sus abuelos con el coronavirus» explican.

Y es que es clave que profesores y técnicos superiores especializados sean capaces de traducir las inquietudes y aportar respuestas que a los pequeños les sirva para no tener ningún tipo de estrés añadido a su crecimiento y desarrollo.

Por suerte, hoy en día la enseñanza y el espacio escolar también cuenta con el apoyo de profesionales como orientadores que, de primera mano, conocen gracias a los responsables de las aulas, quiénes están pasando un momento familiar complicado y reciben apoyo.

Porque esta generación, por mucho que no se quiera decir en alto, va a ser la generación que ha cambiado por culpa de un virus que les arrebató una infancia más normalizada.