¿Qué trabajos se siguen haciendo en las imprentas?

Al pensar en una imprenta se asume que es un negocio tradicional. Echando la mirada atrás, de hecho, la imprenta fue clave para democratizar la cultura en Europa, un proyecto que tuvo una relevancia sin igual al permitir que los libros, que hasta entonces se hacían a mano en los monasterios, en la mayoría de casos, pasaban a hacerse casi en serie permitiendo que los ejemplares llegaran a mucha más gente.

Mención aparte necesitan también las consignas políticas que, en forma de panfletos tuvieron gran relevancia en las revoluciones. Francia e Inglaterra bien lo saben. De ahí salieron muchos seguidores que consiguieron captar a otros para llevar a cabo sus protestas y que estas cambiaran el curso de la historia, entre otras cosas, en lo que a derechos se refiere.

Ya entrados en el siglo XX, es imposible pensar en una empresa de imprenta sin pensar en la relevancia que empezaron a cobrar los catálogos comerciales y publicitarios para comenzar lo que hoy se denomina de forma profesional marketing.

Pero, ¿qué se puede hacer hoy en día en una imprenta?

“Aun hay ciertos trabajos que son grandes clásicos y que en imprenta salen mejor. Se trata, por ejemplo, de las tarjetas de visita, de las invitaciones de boda, o de los carteles que luego acaban pegados en las zonas autorizadas de las ciudades” explican desde Goldaracena, imprenta en Navarra especializada en productos de papelería y catálogos.

La calidad con la que hoy en día pueden imprimir los catálogos, revistas o incluso maquetar libros queda lejos de lo que se hacía antaño porque, gracias a la tecnología, han mejorado mucho no solo los acabados sino los tiempos de entrega, que cada vez son más cortos.

Hoy en día, además, la imprenta es el gran aliado de la cultura corporativa. Gracias a ella se pueden diseñar y promover los logos en multitud de formatos que sirvan para unificar la identidad visual de una marca.

Entradas, talonarios de lotería, folletos, revistas, libros, roll ups…todo lo que esté relacionado con la tinta, no hay duda, hay que buscarlo sin pensarlo en este tipo de establecimientos que, cada vez más, ofrecen también sus servicios online.