Relojes de alta gama, la inversión y el legado perfectos

0
24

Pese a que fueron concebidos como un objeto para marcar la hora, los relojes, especialmente los de alta gama, son mucho más que eso, pues, además de ser un complemento con el que marcar la diferencia, son una excelente inversión y, por lo tanto, también uno de los mejores legados.

Sin embargo, y pese a que en la actualidad la variedad de relojes existentes en el mercado es tan amplia que resulta complicado elegir el más adecuado, lo cierto es que cuando lo que se busca es un artículo que además de revalorizarse con el tiempo, sea fiable y perdure, las opciones se reducen enormemente, quedando reducidas a un puñado de marcas con una larguísima trayectoria en el diseño e ingeniería de estas precisas y preciosas máquinas.

No obstante, y pese a que existe una amplia oferta de relojes nuevos, cabe destacar que en lo que a relojes de alta gama se refiere, el mercado de segunda mano no ha cesado de crecer en los últimos años, algo del todo comprensible si se tiene en cuenta que el número de unidades que se puso a la venta en su día de un modelo determinado pudo ser limitado, o que su elevado precio unido con las escasas ventas de un modelo concreto podría haber provocado que ya esté descatalogado, haciendo que la compra y venta de relojes como los anteriores ya solo sea posible en el mercado de segunda mano.

Pero, ¿qué es lo que hace de los relojes de alta gama un objeto tan codiciado?

Pese a que no pocos hablan de ellos como simples objetos o complementos, lo cierto es un reloj de alta gama es mucho más que eso.

De hecho, lo que realmente se debería tener en mente al hablar de este tipo de relojes es que lo que se lleva en la muñeca es una pequeña máquina con una ingeniería exquisita, consiguiendo de este modo una precisión y fiabilidad excelentes, y convirtiéndolo en algo que perdura a lo largo del tiempo y, por lo tanto, en el legado perfecto.

Pero, además de la ingeniería, las marcas de relojes de alta gama de renombre fabrican sus relojes con materiales de primera calidad. Oro, plata, acero inoxidable e, incluso, el platino, se encuentran entre los metales más valiosos y duraderos del mercado, sin olvidar, por supuesto, que muchos de los modelos más icónicos llevan engastadas piedras preciosas, siendo el diamante la preferida por la mayoría de marcas. Todo ello supone un gran valor añadido, ya que estos materiales suelen revalorizarse por sí solos en el mercado, y, por tanto, también se revalorizará el reloj.

Resumiendo, invertir en un reloj de alta gama siempre será un acierto, ya que el paso del tiempo acabará por hacer que se revalorice, además de convertirlo en objeto de deseo de coleccionistas y, por qué no, también de los descendientes. Y es que, un reloj de alta gama es a la par una buena inversión y un excelente legado.