Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Reynés descarta que Naturgy pueda seguir a Ferrovial en su salida de España por la regulación

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

El presidente de Naturgy, Francisco Reynés, descartó este jueves que la compañía se pueda plantear seguir los pasos de Ferrovial en su traslado de su sede social al extranjero por la excesiva regulación, ya que es una problemática «no específica de España que ocurre en todos los países europeos y en Estados Unidos».

Así se expresó Reynés en un evento organizado por Esade en Madrid donde fue preguntado por la decisión de Ferrovial y si se plantea hacer algo parecido. «Está de moda en otro sector», zanjó.

En cuanto a Naturgy, explicó que se centra en «cómo podemos afrontar cambios regulatorios y cómo ayudar a que sean mucho más compatibles con la actividad empresarial» y destacó que cuenta con «un departamento de regulación potente». «Hemos tenido que sobredotar toda esta actividad regulatoria», apostilló.

En esta línea, admitió que existe una creciente regulación del sector en España y en Europa con un gran número de cambios en los últimos meses como las posibles compras conjuntas de gas o los límites a los precios que afectan al modelo de negocio de compañías como Naturgy. «Nunca habíamos vivido un año con tal intensidad regulatoria», espetó.

Por otro lado, advirtió de que en materia energética «el invierno complicado va a ser el que viene en Europa» si a las limitaciones de suministro desde Rusia se suma la recuperación de la demanda china. Por ello, indicó que el escenarios sigue marcado por la «incertidumbre» y que ofrece «oportunidades y amenazas».

En referencia a las oportunidades, señaló los nuevos paquetes de estímulo a la transición energética, algo que según Reynés está «mucho más consolidado» en Estados Unidos mientras que en Europa sigue siendo foco de debate.

En cuanto a los retos del sector energético, pidió «buscar soluciones equilibradas entre el respeto al medio ambiente, que sean compatibles con que la sociedad pueda disponer de energía a precios razonables, y que en ningún momento ponga en riesgo la seguridad de suministro».

«Son tres grandes retos que no se ponderan adecuadamente», apuntó Reynés, quien añadió que las soluciones para impulsar la transición energética «no se pueden hacer a cualquier coste» en «una economía crecientemente dependiente de las necesidades de la energía».