Solicita un crédito sin papeleos cómodamente sin moverte de tu casa

0
387

En ocasiones, se necesita una cantidad de dinero que no se tiene, ya sea grande o pequeña. Cuando esto ocurre, puede dar lugar a un gran nerviosismo, lo cual hará que no se piense con claridad. Para esos casos y para otros, existen los créditos online. Se trata de operaciones discretas —porque puede haber momentos en los que una persona no quiera que otros sepan que ha solicitado una cantidad de dinero—, rápidas y cómodas: los préstamos urgentes.

Es posible solicitar un crédito sin papeleos y sin moverse de casa a través de las empresas de capital privado que ofrecen su dinero a cualquier persona que pueda demostrar que lo va a devolver en el plazo de tiempo acordado. Estas operaciones se hacen a través de Internet rellenando un sencillo formulario. No llevará más de unos minutos y se puede hacer a cualquier hora del día y de la noche, todos los días del año.

A diferencia de las entidades bancarias, muchas empresas de capital privado no solicitan una nómina, aunque sí unos ingresos mensuales con los que se pueda devolver la deuda. Para demostrarlo, no es necesario enviar justificantes, solo la copia del DNI/NIE, rellenar el formulario en el que se deberá indicar los gastos fijos mensuales que se tienen y la cantidad de dinero que se percibe cada mes. En este caso, no sirve de nada mentir pues se deberá autorizar a la empresa que consulte el historial financiero del cliente, de no hacerlo no podrán conceder el crédito.

Requisitos para solicitar un crédito sin papeleos

Ser mayor de edad. Para algunas empresas de capital privado, la mayoría de edad financiera se estima en los 21 años. Aún así, a partir de los 18 años se puede solicitar un crédito online, existen empresas de prestamistas que tienen productos crediticios especiales para jóvenes de entre 18 y 21 años que perciban una cantidad de dinero cada mes que les permita hacer frente a la deuda. Este dinero puede provenir de una beca, de unos honorarios percibidos a través de unas prácticas o de un trabajo, ya sea parcial o a jornada completa. En el caso de los jóvenes, solicitar una cantidad de dinero y recibirla rápidamente puede ser una solución en un momento determinado en el que es necesario pagar la universidad o realizar otros pagos necesarios. Endeudarse para comprarse objetos que no son absolutamente necesarios saldrá más caro que el objeto adquirido.

Presentar una copia del DNI o NIE escaneada. Si se trata de un NIE, deberá ser una persona con permiso de residencia permanente en España y tener un domicilio en territorio español. Cuanto más tiempo se lleve viviendo en España, más fácil será que le concedan un crédito.

Contar con una cuenta bancaria de un banco español. Se le solicitará el número de cuenta o una copia escaneada para ingresar el dinero en ella. Después, podrá ser devuelto a través de transferencia bancaria o utilizando una tarjeta de crédito o débito.

Disponer de un teléfono móvil que pueda recibir mensajes, ya que se le enviará un código que deberá introducir en la web de la empresa prestataria para confirmar la solicitud. Posteriormente, es posible que en ocasiones se reciba publicidad a través del teléfono móvil de otras empresas de capital privado por lo que, en el caso que no se desee que otras personas sepan que se ha solicitado un crédito, se deberá estar atento a los mensajes.

Percibir unos ingresos mensuales. Muchas empresas de capital privado no tienen en cuenta de dónde provienen, pero sí que sean suficientes para asumir la deuda sin que suponga un perjuicio para el cliente. Para tomar la decisión de si el dinero que se percibe es suficiente, hacen un cálculo de los gastos que tiene la persona cada mes y del dinero que debe quedarle para mantenerse. Se trata del límite de endeudamiento y se calcula restando los gastos fijos, en los que van incluidos el pago del alquiler o hipoteca, recibos, comida, transporte… de los ingresos mensuales, el resultado se multiplica por 0,40: ese el límite de capacidad de endeudamiento que tiene una persona. Se aconseja no destinar más del 35 ó 40% del dinero sobrante de cada mes a gastos de créditos.

Si está incluido en una lista de morosos. Existen muchas empresas de capital privado que aceptan esta circunstancia, eso sí, se deberá indicar en el formulario. Aún así, la solicitud del cliente será aceptada siempre y cuando la deuda no haya sido contraída con una entidad bancaria ni con otra empresa de capital privado. También se tendrá en cuenta que el importe de la deuda que ha dado lugar a la inclusión en una de estas listas no supere la cantidad estimada por la empresa, en ocasiones es de 1.000 euros o menos, aunque algunas empresas de crédito aceptan que sea de hasta 2.500 euros.

Se ha de reflexionar sobre la cantidad de dinero que va a ser solicitada. Pedir más de lo necesario puede resultar caro pues, las empresas de capital privado, cobran unos intereses más elevados que las entidades bancarias. Esto es debido a que, al solicitar menos garantías de devolución, corren más riesgos de impagos. También se deberá tener en cuenta que la cantidad de dinero prestado será en función de la cantidad de dinero del que disponga cada mes el cliente para hacer frente a la deuda, por lo que si se solicita una cantidad elevada de dinero el crédito puede no ser concedido.

Se deberá autorizar a la empresa a la que se le solicita el crédito a consultar la información financiera del cliente, lo harán o bien entrando con el usuario y contraseña en su banco online o a través de otro método. Si no se concede esta autorización, el crédito no podrá ser concedido.

Los créditos siempre deben ser utilizados con responsabilidad. Este tipo de créditos rápidos y cómodos, sin papeleos y que se pueden solicitar desde casa generalmente han de ser devueltos en un corto plazo de tiempo, 30 días para importes pequeños y unos meses para créditos más grandes. En caso de no poder devolverlos a tiempo, en algunas empresas es posible pedir una prórroga, pero no en todas.

Para elegir la empresa de capital privado que más le conviene a una persona, se deben consultar las condiciones, el banco con el que trabaja (pues si es distinto al del solicitante el dinero tardará en llegar 24 horas o dos días si se solicita un viernes), conocer sus precios, si conceden prórrogas, si aceptan a menores de 21 años, si aceptan Asnef, si envían dinero en fin de semana…

Consultar todas las empresas de capital privado existentes en Internet puede llevar mucho tiempo, para solucionar este problema, lo mejor es utilizar un comparador de créditos y minicréditos como Crediteria.

A través de él se encontrará con rapidez la empresa que se adaptará mejor a las circunstancias del cliente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here