Virtual Real Porn: la empresa tecnológica que busca revolucionar el porno

0
84

España en realidad no es de los países que más porno visualiza, con apenas 9 minutos y 9 segundos delante de la pantalla al día frente a los casi diez de otras nacionalidades, sin embargo, lo que sí queda patente es que el número de búsquedas sigue subiendo, generando un negocio que no pasa desapercibido al final de año.

«Solo en el mundo, cada día, se conectan a internet más de 150 millones de personas buscando algún tipo de vídeo para adultos. Es una industria en pleno crecimiento y que, por la soledad, las restricciones y la forma de vida, va a seguir avanzando» explican desde el sector.

El porno visto como un negocio empresarial

Separando el contenido, los vídeos porno podrían analizarse como un producto o servicio que se ofrece desde internet. Al igual que plataformas de contenido en series o películas están teniendo un gran auge entre los españoles, las plataformas que fomentan este tipo de contenido de adulto están viviendo un gran crecimiento desde que el confinamiento dejara aislados a personas que se sintieron solas.

«Va mucho más allá de la soledad. Se trata también de fantasías, de erotismo, de juegos en pareja» explican desde es.ilove.porn.

Actualmente, empresas pioneras mueven de forma independiente más de 500 millones de dólares anuales, lo que dice mucho de un tipo de negocio que es rentable. Es así como cada vez han ido surgiendo, al igual que en cualquier otro sector, páginas que desde plataformas más modestas están convenciendo al usuario con contenidos más caseros que permiten encontrar situaciones más habituales en las que sentirse identificados.

En comparación, las plataformas de contenido de series y películas tipo Netflix no consiguen, al cabo del año, competir con las cifras de un sector que factura cada vez más gracias también a la desinhibición de una sociedad que tiene claro qué quiere ver y no tiene complejos en buscarlo.

«Lo mismo ocurrió antes con las tiendas eróticas, que actualmente por suerte son visibles y un recurso más en el mercado. Con las plataformas de vídeo pasa igual, es una alternativa más de entretenimiento y es un sector que interesa porque factura millones al cabo del año, con su consecuente colaboración fiscal» concluyen.

Desde España, iniciativas como la mencionada buscan revolucionar la forma en la que se entienden estas plataformas, haciendo mucho más ágil, rápido y accesible su contenido.