Bruselas propone incentivos fiscales al capital propio para ayudar a las empresas a crecer y ser «más resilientes»

0
12

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

La Comisión Europea propuso este miércoles una desgravación para reducir el sesgo en favor del endeudamiento y en detrimento del capital propio y ayudar así a las empresas a acceder a la financiación que necesitan y a ser más «fuertes y resilientes».

Según explicó la Comisión, esta medida apoyará a las empresas mediante la introducción de una desgravación que concederá al capital propio el mismo trato fiscal que a la deuda, al tiempo que permitirá que los aumentos del capital propio de un contribuyente de un ejercicio fiscal a otro sean deducibles de su base imponible, de forma análoga a lo que ocurre con la deuda.

Esta iniciativa forma parte de la estrategia de la UE sobre la fiscalidad de las empresas, cuyo objetivo es «garantizar un sistema fiscal justo y eficiente en toda la UE, y contribuye a la Unión de los Mercados de Capitales, al hacer que la financiación sea más accesible para las empresas de la UE y fomentar la integración de los mercados nacionales de capitales en un auténtico mercado único».

La Comisión sostuvo que el actual sesgo de las normas fiscales, favorable al endeudamiento, ya que las empresas pueden deducir los intereses vinculados a la financiación mediante deuda pero no los costes relacionados con la financiación mediante fondos propios, puede llevar a las empresas a financiar su crecimiento mediante deuda en lugar de hacerlo con fondos propios.

«Los niveles de endeudamiento excesivo hacen que las empresas sean vulnerables a cambios imprevistos en el entorno empresarial», añadió la Comisión, que señaló que el endeudamiento total de las sociedades no financieras en la UE ascendió a casi 14,9 billones de euros en 2020, es decir, el 111 % del PIB.

En este contexto, destacó que las empresas «con una estructura de capital sólida pueden ser menos vulnerables a las perturbaciones y más propensas a realizar inversiones e innovar». Por lo tanto, explicó que reducir la dependencia excesiva de la financiación mediante deuda y apoyar un posible reequilibrio de la estructura de capital de las empresas puede tener efectos positivos en la competitividad y el crecimiento.

Además, el Ejecutivo comunitario prevé que el enfoque combinado de desgravación del capital propio y de deducción limitada de los intereses aumente las inversiones en un 0,26 % del PIB y este en un 0,018 %.