Casi oler la naturaleza: el reto tecnológico

0
64

No son pocas las ocasiones en las que la naturaleza consigue mostrar ante los ojos de los mortales tales espectáculos de colores y vida que sin duda deja a cualquiera que tenga el privilegio de contemplarlos impresionado por la gran belleza sin artificios. Y no pocos de estos privilegiados desean captar toda la esencia de tan singulares espectáculos en una foto. Sin éxito. Según indican desde Norilab Iberia “solo en el caso de que se utilice la tecnología adecuada, la imagen será capaz de mostrar el gran esplendor que tenía la imagen que ha quedado grabada para siempre en la retina”.

Cualquiera que haya visto la impresionante aurora boreal, por ejemplo, sabe que es prácticamente imposible que una instantánea sea capaz de trasmitir lo que se percibe cuando la contempla por primera vez. Lo mismo sucede con el no tan singular arco iris. Se podría decir, por lo tanto, que es como si algunos espectáculos de la naturaleza estuvieran destinados únicamente a permanecer en la memoria y que, por lo tanto, difícilmente se podría captar toda su plenitud.

En nuestro planeta existen muchos paisajes que sorprenden por sus singulares tonalidades, en el caso de los lagos y lagunas, por ejemplo, no deja de ser sorprendente poder encontrar algunos cuyas aguas adquieren tonalidades rosáceas (Lagunas de la Mata y Torrevieja en España, Lago Hillier en Australia, Lago Rosa en Senegal); verdosas (Laguna de los Clicos en España, Laguna Verde en Bolivia, Lago del Volcán Irazu en Costa Rica); rojizas (Laguna Roja en Chile, Laguna Colorada en Bolivia, Infernos de Beppu en Japón); blanquecinas (Laguna Blanca en Bolivia) o azuladas (Lago Pukaki o Inferno Crater ambos en Nueva Zelanda). Sin duda, contemplarlos constituye un auténtico espectáculo para la vista, que no dejará indiferente a nadie.

Además de con lagos, la naturaleza nos sorprende con infinidad de otros accidentes geográficos, no se puede dejar de mencionar por ejemplo diferentes formaciones rocosas que sorprenden tanto por sus formas como por sus colores a lo largo del planeta, caso de  La Calzada de los Gigantes en Irlanda del Norte o de La Roca de la Ola en Arizona.

Y por supuesto, dignos de mención son también numerosos momentos puntuales con los que nos premia la naturaleza cada año, como las magníficas floraciones que se producen a lo largo del planeta, caso de la floración de los cerezos en Japón  o de la floración de la lavanda en la Provenza, que además de un espectáculo para la vista lo son también para el olfato.

Desde Norilab Iberia aseguran que a pesar de contar con la mejor de las tecnologías para luego recrear esas imágenes, la mejor manera de guardar un recuerdo de tan insólitos espectáculos es sin duda haciéndolo en a memoria. Porque también guarda esa sensación.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here