Fundación ONCE pide que las cláusulas sociales se incorporen en las convocatorias de los fondos europeos

0
33

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesMariaJesusMontero

MADRID, 07 (SERVIMEDIA)

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE, Alberto Durán, pidió este jueves que se incorporen las cláusulas sociales en las convocatorias de contratación de los fondos europeos y se dé preferencia a los proyectos que incluyen «la mejora de la calidad del vida», el empleo o la formación para los colectivos más desfavorecidos.

En un acto organizado por el Foro de la Contratación Socialmente Responsable sobre las ‘Cláusulas Sociales en la Contratación Pública’ celebrado en el Hotel ILUNION Pío XII de Madrid, Durán participó junto a la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero; el expresidente del Gobierno y presidente del Foro de la Contratación Socialmente Responsable, José Luis Rodríguez Zapatero; y el director de la Real Academia Española (RAE), Santiago Muñoz Machado.

Durán consideró que esa incorporación de las cláusulas sociales en los contratos que se liciten con fondos europeos sería para las empresas un argumento para utilizarlas.

Enmarcó este asunto en la «recuperación justa» que consideró que es un «lema que merece mucho la pena» pero que hay que «concretarlo» y esa incorporación de las cláusulas sociales a los fondos europeos es la forma de hacerlo.

Durán destacó que esta política social no incrementa el gasto público y se puede llevar a cabo tanto en momentos de bonanza como de coyuntura. «El precio no puede ser el único factor determinante en la contratación pública, esto lo tenemos asumido», afirmó.

El vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE puso en valor la acción del Grupo Social ONCE al indicar que, de media, ha creado casi 11.000 empleos al año en los últimos cinco ejercicios, y es el primero del mundo en contratación de personas con discapacidad y el cuarto mayor empleador de España no público.

No obstante, destacó que las contrataciones de las personas con discapacidad el año pasado suponen solamente el 1,6% de los contratos en España y que se requiere un «impulso importante», para lo que resaltó que las cláusulas sociales tienen un papel «fundamental».

«Tenemos todos la obligación de impulsar las cláusulas sociales» y «tenemos una palanca que si conseguimos movilizarla en su totalidad o en gran parte de ese tamaño podemos realizar un cambio social», dijo en referencia a los fondos europeos.

Aportó algunos datos del primer informe trienal de 2018-2020 en España sobre la contratación pública como es que en contratos reservados para empresas sociales se ha pasado del 1,9% al 3,2%, y en cláusulas sociales para la discapacidad u otros colectivos en exclusión que den preferencia a estas personas se ha pasado del 11,3% al 18,1%. «Estamos avanzando sin ninguna duda, pero todavía nos queda mucho potencial», concluyó.

Durán puso de relieve que la modificación en la Ley de contratos del sector público a iniciativa del exministro de Hacienda Cristóbal Montoro consiguió el consenso de todo el Parlamento, con lo que «trasciende a un Gobierno, a unas ideas políticas».

«Vivimos unos momentos cruciales» ante «la mayor movilización de fondos públicos» que suponen una «gran oportunidad para mejorar el modelo productivo» y avanzar en contratación con criterios sociales, según destacó.

Por su parte, Muñoz Machado agregó su deseo de que se canalicen buena parte de los fondos europeos por la vía de contratar y no por la vía de subvencionar porque «esta última tiene una regulación más antigua y no ha incorporado todavía cláusulas de este tipo».

El director de la RAE y catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense de Madrid pidió crear un observatorio para hacer un seguimiento de este tipo de contratación y «estar informado del dinero disponible, de cómo se canalizar».

Valoró que el Foro de la Contratación Socialmente Responsable lo forman «un conjunto de patriotas» y no ha nacido de personas con un interés «de índole económica».