La prensa duplica las suscripciones digitales pese a bajar el interés y la confianza en las noticias

0
18

– El 12% de usuarios asegura que paga de forma regular por acceder a información en Internet

– Por primera vez, quienes desconfían de las noticias (39%) superan a quienes se fían (32%)

El mercado de la prensa digital de pago crece en España con más de 775.000 suscriptores y lo hace a un ritmo acelerado, al haber aumentado un 94% en el último año y conseguir que el 11,7% de los ciudadanos esté abonado a algún medio, según el informe ‘Digital News Report España 2022’ presentado este miércoles por la Universidad de Navarra.

Aunque el porcentaje de españoles que pagaron por información digital es similar al del año pasado y representa a uno de cada ocho, el 42% de quienes lo hicieron optaron por el pago regular. Esto supone que el modelo de suscripción gana adeptos y se consolida con 11 puntos más que en 2020. Además, un 31% eligió la suscripción conjunta a un paquete de medios impresos y/o digitales, lo que conlleva un incremento de ocho puntos en dos años.

No obstante, los investigadores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, con base en una encuesta realizada por YouGov en colaboración con el Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, detectan una «enorme resistencia al pago» por noticias impresas o digitales en el conjunto de la población, ya que dos de cada tres encuestados no pagan nunca por informarse (67%).

Otra fórmula empleada cada vez más por la prensa es obligar a los usuarios a registrarse con alguno de sus datos personales. De hecho, el 24% de los encuestados declara que se ha registrado en algún medio informativo en el último año, frente a un 70% que no. Esta cifra resulta inferior al 28% de promedio declarado en los 22 países donde se ha analizado esta cuestión.

Los medios tradicionales, especialmente periódicos y cadenas de televisión, siguen siendo los más consultados en internet y gozan de una frecuencia de consumo mayor que los medios nativos digitales. Tres de estos últimos vuelven a situarse entre los diez más consultados semanalmente en España, si bien cuentan con margen de mejora en términos de lealtad (recurrencia de uso de tres o más días a la semana).

Frente a este consumidor leal a sus marcas tradicionales, que accede a las noticias a través de sus aplicaciones o accesos directos (50%), existe una proporción mayor y creciente de usuarios que acceden a la información de forma indirecta a través de los algoritmos de plataformas y redes sociales (62%). Para estas personas, el peso de la marca queda diluido.

DESCONFIANZA EN LA PRENSA

Pero no todo son buenas noticias para el sector de la prensa, pues el informe muestra que el interés y la confianza de la población española en las noticias cae a los niveles más bajos de los últimos años.

Por primera vez en nueve ediciones del Digital News Report España, el porcentaje de personas que no confían en las noticias en general (39%) supera al de quienes sí lo hacen (32%). La pérdida de confianza ha sido continua desde 2017, año en el que más de la mitad de los encuestados declaraba fiarse de los medios (51%) y sólo un 24% se mostraba escéptico.

Además, por primera vez, ninguna de las trece marcas líderes de información analizadas logra la confianza de la mayoría de quienes las conoce. Una de las razones que puede explicar la pérdida de confianza en las noticias es la percepción generalizada entre los encuestados de que los medios españoles no son independientes respecto a los grupos políticos o empresariales.

Solamente un 13% de los usuarios españoles confía en la independencia de los medios ante los políticos y un 15% ante las influencias comerciales, cinco puntos menos que en 2017. España es el segundo país europeo con peor percepción pública de la independencia de sus empresas informativas frente a las presiones políticas (sólo por detrás de Grecia y compartiendo plaza con Italia) y frente a las presiones empresariales.

El porcentaje de españoles muy interesados en la información también ha caído desde el 85% de 2015 al 55% actual. Asimismo, el porcentaje de desinteresados en las noticias se ha multiplicado por diez a lo largo de estos ocho años: del 1% al 11%.

Como consecuencia, ha aumentado el porcentaje de españoles que evita de manera activa estar informado. Uno de cada tres (35%) elude a menudo o a veces estar informado y el 10% lo hace frecuentemente. Las tres principales razones para hacerlo son el hartazgo ante una cobertura excesiva de temas como la política o la covid-19 (44%), la influencia negativa que las noticias ejercen en su estado de ánimo (30%) y la desconfianza en la información (28%).

Finalmente, el 75% usa habitualmente el teléfono móvil inteligente para consumir noticias, más del doble que el ordenador (36%). El 54% de los encuestados emplea un dispositivo inteligente de televisión, y uno de cada cuatro adultos (25%) lo usa para informarse a través de internet y aplicaciones en esta gran pantalla conectada.