¿Qué son las semillas autoflorecientes?

0
36

El cannabis es uno de los grandes temas controvertidos de los últimos años. A las peticiones del sector por avalar la investigación que permitiría mitigar a algunos pacientes gracias a sus componentes en tratamientos paliativos y de forma regulada por profesionales médicos, se suman las fórmulas como complementos y CBD en aceites que, aunque cada vez están más accesibles para el gran público, siguen teniendo ese halo tabú en la sociedad.

Escuchar a los científicos es darse cuenta del tiempo que se está perdiendo en España a nivel económico, siendo uno de los países con mayores producciones autorizadas, pero que legalmente no pueden llevarlo a la venta. Por el contrario y, atendiendo a las leyes comerciales de la UE, son otros los países que ya lo tienen regulado, permitiendo así la venta fácil y la exportación.

A todas las fórmulas hasta ahora conocidas, se suma ahora un concepto casi nuevo para el gran público: las semillas de marihuana autoflorecientes.

¿Qué son?

Se trata de semillas que florecen de forma automática cuando llega su momento, independientemente del número de horas de luz que puedan tener, después de que pasen tres o cuatro semanas desde su germinación.

«Son plantas mucho más rápidas, hasta el punto de ahorrar hasta un 30% del tiempo que tardaría la planta tradicional en crecer. Esto permite, además, que en climas algo más templados, incluso puedan plantearse cuatro cultivos en exterior, aunque una de sus ventajas es que, en los países nórdicos, es posible sacarlas adelante también» explican desde 2fast4buds.

Lo que deja patente este tipo de semilla es su supervivencia, ya que gracias precisamente a la velocidad de desarrollo, es capaz de superar entornos hostiles que, cualquier otro tipo de cannabis, no superaría si necesitara el tiempo y condiciones tradicionales.

«Es, sin duda, una fórmula de ingeniería genética en todo su potencial. Se han seleccionado los mejores híbridos haciendo cruces de especies y semillas hasta llegar a este tipo de semillas autoflorecientes» explican algunos expertos.

¿Cuáles serían las mejores para cultivos noveles?

El autocultivo no siempre ha sido sencillo, precisamente por la dificultad de conseguir florecer las plantas. Con las variedades propias de 2fast4buds como la Amnesia Haze Auto, White Widow Auto o Nothern Ligths Auto, entre otras, se puede avanzar en la materia casi asegurando su éxito gracias a la genética optimizada que permite conseguir sacarlas adelante tanto en interior como en exterior.

«Las plantas de cannabis autoflorecientes se crean utilizando la genética de Cannabis Ruderalis que proporciona las características autoflorecientes necesarias. Originaria de climas más fríos con veranos más cortos, como Europa central y oriental, esta variante florece según el tiempo y su edad, en lugar de los niveles de exposición a la luz solar» explican.

Quienes buscan sacar el mejor partido a la opción terapéutica de CBD, tienen a su alcance la Autofloreciente CBD 20:1, con un 0.3% de niveles THC y un 20% CBD, lo que permitiría paliar dolores crónicos. De hecho, este formato es legal en multitud de países.

¿Quiénes buscan este tipo de cultivo y semillas?

Los productores comerciales suelen ser los primeros interesados en hacerse con producciones más sencillas que la tradicional semilla feminizada puesto que ésta es mucho más delicada a la hora de sacarla adelante.

España es uno de los países con mejores investigadores. Se puede producir y cultivar en España, pero no puede ponerse en circulación y venta en nuestro país ya que, las autoridades, siguen exigiendo más evidencia científica para el uso del cannabis medicinal en pacientes. En realidad, se trata de una decisión política que parece no tardará en llegar ya que nuestro país cuenta con un marco regulatorio muy alto que hace que todo país importador de nuestra producción esté más que satisfecho con el producto que recepciona.

Son muchas, de hecho, las voces que alzan avisando de que, de aprobarse su uso, España sería líder en producción y comercialización a nivel nacional e internacional por el clima, aunque, actualmente, estemos casi a la cola.