¿Sabes cómo solicitar el Kit Digital?

0
30

Con la segunda edición del Kit Digital, las pequeñas y medianas empresas pueden optar por decidirse, gracias a las subvenciones, por digitalizar parte de sus procesos.

Dentro del presupuesto que concede el Gobierno para tal efecto se puede apostar por la creación de una página web, con su hosting y posicionamiento, así como por una estrategia en redes sociales que permita llegar mejor a sus seguidores.

Es necesario contactar con un Agente digitalizador para que haga una propuesta y explique, desde el principio, las posibilidades para abrir camino hacia el mundo digital y que se note en el día a día.

¿Cómo se solicitaría este kit digital?

En primer lugar habrá que hacer un test para ver si realmente se cumplen los requisitos que exigen las Ayudas kit digital para las microempresas y pymes. Con una batería de preguntas se puede saber si finalmente es viable la subvención, que dependiendo del grado, podría estar entre los 2000 y 6000 euros.

Una vez se tiene claro eso, es necesario contactar con algún Agente Digitalizador. «Como profesionales no se trata de aceptar el encargo, hacer una web responsive y dejarlo ahí. Se trata de ayudar de verdad a que esas empresas a las que les ha costado dar el paso entiendan que es el mejor camino para su negocio. Nos toca hacer parte de didáctica y mostrarles las posibilidades que se abren en el área digital. La web debe representarles y, para ello, es necesario que hablen con nosotros y entendamos su labor diaria» explican desde Citysem, una empresa de marketing digital que está ayudando a cientos de empresas a dar el paso desde su sede granadina.

En contacto con los profesionales serán los que hagan una pequeña auditoría para ver en qué situación digital se encuentra la compañía y hagan una hoja de ruta que cubra el presupuesto que pueden tener. El diseño de la web, su hosting al menos un año, el posicionamiento en los principales buscadores, una estrategia estudiada en redes sociales para interactuar directamente con sus seguidores y potenciales clientes…todo tiene cabida.

Pero, lo más importante es pensar que no es una acción puntual de un momento sino una forma de abrir camino para las operaciones futuras, por lo que es necesario que la web sea sencilla, responsive y, sobre todo, que sean capaces de actualizarla cuando lo necesiten, comprendiendo cómo hacerlo y cuáles son las posibilidades que tendrán en adelante cuando necesiten volcar nuevos datos, productos o servicios o quieran cambiar algún detalle.

«Es cierto que el cliente busca una web que llamamos llave en mano, pero si de verdad queremos ayudar a que el ecosistema empresarial de las microempresas siga online es necesario que les demos las herramientas para que puedan hacerlo ellos. Más allá de cumplir con el trabajo tenemos la responsabilidad de acompañarles en el proceso y asesorarles» explican.

Sin duda, apoyarse en esta segunda fase del kit digital puede suponer un cambio que, siendo en el último cuatrimestre del año, ayudará sin duda a marcar la diferencia el próximo 2023 para miles de empresas.