Dos empresas alicantinas crean un dispositivo “low cost” para medir la calidad del aire en espacios cerrados

0
113
TV screen mockup in a restaurant

Las empresas alicantinas Zataca y Prointer se han unido para crear AIRGUARDIAN, un dispositivo “low cost” que monitoriza la calidad del aire en todo tipo de espacios cerrados como locales de restauración y hostelería, oficinas, gimnasios, comercios y especialmente centros educativos.

De este modo, Airguardian optimiza, ante la llegada de las bajas temperaturas, la calidad del aire interior, el bienestar térmico y el gasto energético en calefacción y ventilación

La vía de los aerosoles en transmisión del SARS-COV-2 ha sido reconocida recientemente por el Ministerio de Sanidad como una de las vías principales de contagio, sino la principal. Al respirar, junto con los aerosoles, las personas emiten CO2, por lo que toda la comunidad científica coincide en que la concentración de este gas es un muy buen indicador de la concentración de posibles aerosoles susceptibles de contener el virus.

La distancia social, la higiene, el buen uso de las mascarillas y la buena ventilación son las principales medidas de precaución para evitar los contagios. Para garantizar la correcta ventilación, AIRGUARDIAN, con forma de cubo de unos 10 cm, cambia de color a modo de semáforo desde verde cuando la calidad del aire es óptima; a amarillo cuando los niveles están subiendo, avisando de que se debe mejorar la ventilación del espacio y hasta rojo como alerta de seguridad ante niveles elevados.

A este indicador de color, AIRGUARDIAN suma la posibilidad de mostrar en cualquier pantalla o Smart TV, a través de conexión WIFI, tanto los niveles de CO2 como la temperatura y humedad del ambiente en tiempo real. Además, AIRGUARDIAN cuenta con una Aplicación Móvil para monitorizar todos los dispositivos instalados y poder mantener un histórico de mediciones o incluso compartirlas con otros usuarios, si el propietario del aparato facilita el enlace. Muy útil para controlar distintas aulas o establecimientos, ya que el dispositivo enviará notificaciones avisando de posibles subidas en el nivel de CO2 sin la necesidad de supervisar permanentemente la lectura de cada equipo.

En algunas Comunidades ya se plantean la necesidad de instalar este tipo de productos de forma obligatoria en espacios cerrados para garantizar la seguridad de los usuarios. En respuesta a esta necesidad, ambas empresas han trabajado para crear un producto de emergencia y de bajo coste, aunque con alto grado de calidad y fiabilidad, para que sea accesible a la población en general.