Farmaindustria crea un órgano de control independiente que velará por la protección de datos en ensayos clínicos

0
30

MADRID, 31 (SERVIMEDIA)

Farmaindustria anunció este jueves que ha creado un órgano de control independiente que velará por el cumplimiento del código de conducta de protección de datos en ensayos clínicos y farmacovigilancia.

Este nuevo órgano estará formado por tres titulares y tres suplentes, más una secretaría, en manos de la directora del departamento jurídico de Farmaindustria, Ana Bosch. Todos son expertos con conocimientos contrastados en la protección de datos en el ámbito de la investigación clínica y la farmacovigilancia, según destacó la patronal de la industria farmacéutica.

Los nuevos responsables son Alexis Rodríguez, farmacólogo clínico del Hospital Vall d’Hebron, de Barcelona; Itziar de Pablo, médico especialista en Farmacología Clínica del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid, y Pilar Nicolás, doctora en Derecho por la Universidad de Deusto.

Como suplentes se ha aprobado la elección de Emma Fernández de Uzquiano, farmacéutica y secretaria técnica del Comité de Ética de la Investigación con Medicamentos del Hospital Universitario La Paz, de Madrid; Francisco Abad, médico especialista en Farmacología Clínica del Hospital La Princesa, de Madrid, y Mikel Recuero, doctorando en Derecho en la Universidad del País Vasco.

Entre otras funciones, a este comité le corresponderá la difusión, interpretación, cumplimiento y control de la aplicación del Código de Conducta, colaborando activamente con las entidades adheridas y velando, como se ha dicho, por su cumplimiento. También será el encargado de atender las consultas de las entidades adheridas en relación con el cumplimiento del código y de promover, desarrollar y ejecutar una labor formativa dirigida a dichas entidades.

Este nuevo código de conducta de Farmaindustria -que sustituye y adecúa el anterior, de 2009, a la actual normativa- supone un paso adelante en la protección de los datos de quienes participan en las actividades que regula, y servirá para fortalecer la investigación clínica y la farmacovigilancia. Su ámbito de aplicación es nacional, si bien aspira a ser un referente a nivel europeo al ser el primer código en la materia en Europa.