Huertas (Mapfre) plantea que los gobiernos se impliquen en la protección frente a riesgos como la ciberdelincuencia

0
40

MADRID, 30 (SERVIMEDIA)

El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, abogó este viernes por fórmulas de colaboración público-privada en las que los Estados se impliquen, creando una legislación trasnacional que proteja de grandes amenazas como la ciberdelincuencia.

Huertas participó en una mesa redonda en el Foro La Toja en el que comentó que el riesgo cibernético es actualmente una de las grandes amenazas y se presenta «un escenario de riesgo global frente al que ninguna institución, organismo, empresa o gobierno puede considerarse a salvo».

«Hoy el mundo se está enfrentando a una poderosa industria de «multinacionales del crimen» que cuentan con ingentes presupuestos para invertir en el ataque sistemático, el robo y la extorsión de todo tipo de ciudadanos, empresas, e instituciones donde puedan conseguir ingresos, o servir a otros intereses, en algunos casos, además, con apoyo más o menos directo de algunos Estados», declaró.

Explicó que las aseguradoras y las reaseguradoras están modelizando cada vez mejor este tipo de riesgos, pero aún así existen límites a su capacidad para asumirlos, entre otras razones, porque detrás de estos ataques se encuentran no solo redes criminales cada vez más sofisticadas y profesionalizadas, sino también unidades paraestatales en algunos ataques.

«Cuando los siniestros escalan a un nivel muy superior y recurrente, como sucede también con el riesgo catastrófico provocado por el cambio climático, la industria aseguradora no puede garantizar cobertura por sí sola o, si lo hace, será a un coste que no esté al alcance de todos los ciudadanos», comentó e instó a que «sean los Estados o los organismos públicos quienes, mediante ‘pooles’ u otras fórmulas, asuman las capas de cobertura de mayor riesgo, para evitar que ese exceso de riesgo, que es el más caro de asegurar, recaiga sobre los clientes».

Por otro lado, Huertas recalcó la importancia de avanzar en la concienciación del peligro entre empresas y ciudadanos, especialmente en pymes y autónomos. «Las grandes empresas invertimos enormemente en seguridad y estamos mejor preparadas, pero nuestra preocupación es también la seguridad de nuestras cadenas de suministro y proveedores» por ser usados por los ciberdelincuentes para alcanzar a las grandes empresas, avisó.

Entre las tendencias en ciberseguridad, relató que las pymes son un objetivo de los criminales que hay que proteger, la expansión del perímetro de los dispositivos supone un riesgo, el aumento exponencial de esos dispositivos o incluso los modelos de trabajo híbridos también exigen perfeccionar la seguridad, el volumen de datos supone un objetivo prioritario por los ciberdelincuentes y el mundo de criptoactivos ha generado interés para las redes criminales.