El Banco de España ve más probabilidad de recesión y observa que la traslación de los tipos de interés a los hogares todavía es «moderada»

0
18

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

El Banco de España advierte de que hay mayor probabilidad de recesión en España aunque «no se prevé» en el escenario central y detecta que, de momento, la traslación de la subida de los tipos de interés a los hogares es «moderada».

Así lo pone de manifiesto el organismo en su Informe de Estabilidad Financiera (IEF) publicado este viernes en el que analiza la situación macroeconómica y de las entidades financieras españolas.

El Banco de España prevé a corto y medio plazo «una notable desaceleración de la actividad económica», tanto en España como a nivel global, y apunta que el alcance de esa ralentización es «muy incierto» y «no se pueden descartar escenarios macroeconómicos adversos que impliquen una contracción de la actividad si se materializan determinados riesgos, vinculados principalmente con las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania».

El director general de Estabilidad Financiera, Regulación y Resolución del Banco de España, Ángel Estrada, afirmó al respecto que en el escenario central considerado por el organismo, «no se prevé recesión» en España, pero «sí que es cierto que la probabilidad es mayor».

En el informe, se avisa de que, ante un mayor empeoramiento económico, se produciría un «deterioro adicional de la capacidad de repago de las deudas por parte de empresas y de hogares, que podría incidir negativamente sobre los balances de las entidades financieras».

Así, el impacto adverso que ello tendría sobre la estabilidad financiera «se podría ver amplificado por la posibilidad de que se produzcan caídas adicionales en los precios de los activos financieros y de que estas se extiendan a los reales».

Además, señala que si se materializan algunos de los escenarios de riesgo, «se podría producir una reducción de las rentas reales de los hogares a través del incremento del desempleo o de la mayor persistencia de la inflación».

El organismo observa que la elevada inflación y el incremento de los tipos de interés «estarían elevando ya el grado de presión financiera soportada por los hogares, especialmente entre aquellos de menor renta». El Banco de España considera, de momento, «moderada» la traslación de la subida de los tipos de interés al coste de financiación bancaria de los hogares.

No obstante, espera «un mayor encarecimiento de los préstamos en los próximos trimestres» conforme se revisen los tipos hipotecarios y se incorporen las alzas del euríbor, lo que «aumentaría la presión financiera sobre los hogares».

Destaca que el aumento de la proporción de hipotecas a tipo fijo en años recientes, hasta alcanzar el 27,1% del stock en agosto de 2022,» supondría un cierto factor mitigador» de ese impacto.

El Banco de España también calcula que en torno al 14% de hogares son vulnerables, lo que no significa que vayan a dejar de pagar, y dicha situación se concentra en los hogares de menor renta.

El director general de Estabilidad Financiera afirmó que «las hipotecas es lo último que dejan de pagar los hogares» y apuntó que el grueso de la traslación del aumento de los tipos de interés se plasmará en el próximo verano.

Respecto al impacto de la inflación, en el informe se señala que los hogares cuentan con un colchón de liquidez «más holgado» y «estarían absorbiendo el impacto de la inflación mediante un menor ahorro, sin modificar su gasto en otras partidas». En el caso de los hogares de rentas bajas, éstos «estarían compensado el aumento de los precios mediante la disminución de su gasto en bienes no energéticos».

En cuanto a la situación de las administraciones públicas, el Banco de España insiste en la necesidad de medidas de consolidación, bien por aumento de ingresos y/o de recorte de gastos, para seguir reduciendo el déficit y en que las medidas de política fiscal que se pongan en marcha sean «focalizadas y de carácter temporal». También receta «una aplicación ambiciosa de políticas que incrementen las tasas de crecimiento de la productividad y del PIB potencial».

Por otra parte, el organismo analiza la marcha del mercado inmobiliario español y al respecto proyecta una posible intensificación de la desaceleración de los precios de la vivienda porque pese la incertidumbre económica y el endurecimiento de las condiciones de financiación.