El Círculo de Empresarios aplaude la adopción de la normativa europea para impulsar los criterios ESG

0
18

– La empresa española destaca en materia medioambiental y en inclusión «gracias a la ONCE»

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

El Círculo de Empresarios valoró como «positiva» la adopción de la normativa procedente de la Unión Europea (UE) para impulsar la transición hacia un modelo de bajas emisiones de CO2 y más sostenible en aspectos sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) y «sobre todo cuando los incentivos económicos para empresas y ciudadanos no son evidentes en el corto plazo».

Es la principal conclusión de la ‘Toma de Posición sobre ESG/Sostenibilidad’, hecha pública por el Círculo de Empresarios este martes y presentada por su presidente, Manuel Pérez-Sala; el presidente del Grupo de Trabajo de ESG del Círculo, Francisco Román, así como de los expertos de EY, Alberto Castilla y Alberto Andreu.

Los expertos realizaron un llamamiento para que esta transformación «se realice de forma realista y pragmática» para así evitar que las empresas europeas, en general, y españolas, en particular, «compitan en inferioridad de condiciones o sean discriminadas frente a otros entornos más laxos en esta materia», impulsar que esa transformación se realice «teniendo en cuenta la naturaleza del tejido empresarial español».

A este respecto, Francisco Román indicó que la regulación de la UE tiene su parte positiva, que es que «todas las compañías estén alineadas en la misma dirección» y provoca que «nadie esté rezagado», pero, por el contrario, también «hay que digerir mucha regulación, lo que es costoso, porque hay que adaptarse». «Me parece que Europa tiene vocación reguladora en exceso», apuntó.

Asimismo, también alertaron sobre la necesidad de tener en cuenta los factores exógenos que pesan sobre la economía europea y particularmente española como las altas tasas de inflación, el alto coste de la energía y de materias primas o la ruptura de cadenas de suministro. «Es necesario tener en cuenta todos estos factores antes de implantar un paquete regulatorio sobre sostenibilidad», señalaron.

Alberto Andreu destacó en las conclusiones que la sostenibilidad económica es «la base de cualquier sostenibilidad» y que «la empresa española se enfrenta a un desafío extraordinario para dar respuesta al tsunami regulatoria». Además, indicó que la transformación hacia una economía baja en carbono requiere un esfuerzo descomunal, que se ha cifrado en 9,2 billones de euros año hasta 2050.

En la presentación, Andreu reveló que el 22% del mercado de gestión española por un valor de 70.000 millones españolas estaba en 2022 «asociado a fondos ESG». El informe analizaba la situación de partida de las empresas españolas en estos valores en las que obtienen «una nota por encima de la media europea en los aspectos medioambientales, una nota media en la gobernanza y una nota por debajo de la media en los aspectos sociales».

Concretamente, en la parte medioambiental, España destaca en aspectos como en la emisión de gases de efecto invernadero, la inversión energías renovables, la infraestructura gasística o la escasa dependencia del gas ruso, mientras tiene que mejorar en protección ambiental.

En cuanto a la información social, Andreu subrayó que España es «muy fuerte» en inclusión social, con un alto porcentaje de personas con discapacidad que tienen trabajo, algo que el experto achacó a la labor de la ONCE. También destaca en ‘cash flow’ social y en las aportaciones filantrópicas. En otras, está por debajo en brecha de género, tejido de pymes, salario mínimo o «la lacra del desempleo», especialmente en juvenil.

Respecto a la gobernanza, España tiene «carga regulatoria suficiente para asignar la responsabilidad a los consejos de administración o que empieza a haber cada vez más compañías cotizadas que retribuyen con criterios ESG». Por el contrario, «habría que mejorar en diversidad de género en los consejos» o en los comités de dirección y en la transparencia.

El informe establece 13 estándares de sostenibilidad y para cada uno de ellos se incorporan para las empresas una serie de recomendaciones. En este sentido, los expertos anunciaron la creación de un Observatorio Empresarial ESG que tendrá como fin hacer un seguimiento de las principales tendencias que se generen.