La OCU detecta «exceso» de sal en el jamón cocido extra y advierte de una subida de precios del 13% en los últimos tres meses

0
18

– Insta a los fabricantes a reducir el contenido en sal de este producto y recomienda consumirlo «solo ocasionalmente»

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunció este martes un «exceso» de sal en el jamón cocido extra envasado a la venta en España y advirtió de una subida de precios en este tipo de productos del 13% en los últimos tres meses.

Así lo precisó en un comunicado en el que expuso los principales resultados del análisis que ha realizado de 25 jamones cocidos extra envasados y que revela que 24 de ellos contienen más de 1,25 gramos por 100 gramos de producto, cantidad a partir de la cual la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) considera que es un contenido alto en sal.

Según la OCU, la «excepción» la representan las Delizias al corte de Noel, que tiene 1,05 gramos, aunque es uno de los jamones cocidos extra más caros, con un precio de 18,82 euros el kilo.

La asociación explicó que los jamones de categoría extra son los que incluyen una mayor cantidad de carne, entre un 82% y un 98%, frente a otras categorías con un mayor contenido de agua, almidones o aditivos como los fosfatos y, entre los que analizó, destacan por su buena relación calidad-precio las Finas lonchas de Nuestra Alacena, de Dia, en pack de dos, a la venta por 7,22 euros/kilo, y las Finas lochas de La Tabla, de Aldi, también en pack de dos, a 6,20 euros/kilo. Ambos contienen un 85% de carne y comparten una «buena valoración» en higiene, al igual que una buena degustación, según OCU.

En paralelo, la organización alertó de una «extraordinaria» subida de precios, del 13%, en los últimos tres meses, «especialmente» en marcas propias, segmento en el que los incrementos superan el 22%, mientras que en las marcas blancas apenas han subido el 2,5%.

La OCU recordó que existen alternativas «más saludables» al jamón cocido y otras carnes procesadas para las meriendas, como los lácteos y la fruta, que, puntualizó, «deberían estar presentes en cualquier dieta variada y equilibrada».

A este respecto, hizo hincapié en que el consumo de un producto cárnico procesado «implica un mayor riesgo de cáncer colorrectal según la Organización Mundial de la Salud», por lo que recomendó su consumo «ocasional» y aconsejó evitarlo en el caso de los niños menores de un año o de bajo peso, ya que contiene nitritos que podrían ocasionarles cianosis al bloquear el transporte de oxígeno en sangre.

A luz de los resultados del estudio, la organización solicitó a los fabricantes de este tipo de productos que reduzcan la cantidad de sal e instó al Gobierno a que «impulse» el etiquetado NutriScore, que, a su juicio, «permite comparar de un rápido vistazo qué productos dentro de una misma categoría son los más saludables».