Las televisiones públicas europeas buscan afianzar la audiencia joven, según un estudio realizado por Forta

0
27

MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

Uno de los objetivos principales de las televisiones públicas europeas es afianzar la audiencia joven, así como luchar contra los bulos, según se desprende del ‘Estudio de la situación y tendencia de los medios audiovisuales públicos europeos ante la sociedad digital’, realizado por la Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos (Forta), en colaboración con la Universidad de Santiago de Compostela (USC).

Para lograr su primer objetivo, el de captar la audiencia joven, las televisiones públicas tienen que competir con las plataformas de contenido en ‘streamig’ como Netflix, Disney + o HBO Max .

El análisis recoge que no existe suficiente contenido en las radiotelevisiones públicas europeas para el segmento del público más joven, las llamadas generaciones Z e Y. Hay que tener en cuenta que los jóvenes no son el público más numeroso, pero sí que se trata de los espectadores que más uso general aportan a los medios de comunicación. Según datos del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad de la Información (ONTSI) los menores de 34 años representan el 27,3% de la interacción audiovisual en España. Esta misma situación se da en otros países europeos como Francia, Alemania o Austria.

Respecto a las plataformas en ‘streamig’, principal competidor de las televisiones públicas europeas, han incrementado sus ingresos anuales un 332,3% entre el 2015 y el 2019 hasta superar los 7.000 millones. Por el contrario, las radiotelevisiones públicas consolidadas han visto desarrollarse de forma positiva su cuota de pantalla entre los años 2015-2019, pero de una manera inferior al inexorable avance del video bajo demanda. Es el caso de Dinamarca o Alemania, que han conseguido aumentar una media de un 50% su share durante el año 2019. En el polo opuesto encontramos a países como España, Portugal o Hungría; en cuyos territorios se han visto mermadas las visualizaciones de su contenido. Estas cifras se han encontrado más reducidas desde el inicio de la emergencia sanitaria, resalta el estudio.

Según el análisis, el sector de la comunicación y de la información es uno de los más estratégicos dentro de la economía no financiera (engloba la industria, la construcción, la distribución comercial y el sector servicios) de la Unión Europea, sumando más de un millón de empresas y empleando a casi 5,8 millones de personas. Este mercado audiovisual europeo se caracteriza por su disparidad, y está marcado por los contrastes entre los grandes mercados nacionales (Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, España) y los países pequeños con mercados de menor alcance, pero no por ello menos dinamismo.