Los comerciantes de electrodomésticos denuncian la «competencia desleal» de los bancos

0
29

– Critican también la «falta de tributación» del comercio electrónico

MADRID, 02 (SERVIMEDIA)

La Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) denunció este lunes las «malas prácticas» de las entidades financieras que comercializan electrodomésticos por la «competencia desleal», así como «la falta de tributación del comercio electrónico».

Según la patronal, las entidades financieras venden electrodomésticos «fuera de sus atribuciones propias de la actividad financiera, con un Cnae financiero que no permite comercializar productos no financieros».

El secretario general de la organización, Alfredo Gosálvez, señaló que «un banco no puede ser un competidor más o, no al menos, si no reúne y cumple los mismos requisitos, cargas administrativas, licencias e impuestos que se exige a un comercio de proximidad».

Así, denunció este tipo de comportamientos «como una actividad desleal de competir y una agresión directa hacia quienes somos sus aliados para la comercialización. No es una práctica aceptable que constituyan filiales que se destinan a esta comercialización, bajo la apariencia de ser simplemente bancos».

Asimismo, FECE criticó el «uso indebido de bases de datos proporcionados por nuestras tiendas para realizar venta a crédito y que se usan con otra finalidad. Por estas razones instamos a las entidades bancarias y a las marcas de fabricantes proveedores a que cesen en este intrusismo. Su deber, como ‘partners’, es apoyar al canal y no competir deslealmente contra él».

En cuanto a los principales operadores de venta por internet, la patronal aprecia «un estado de alegalidad en donde se mueve la venta directa al consumidor final por parte de la industria, con lo que se evitan los dos canales tradicionales del comercio mayorista y minorista. Esto podría eventualmente ser una práctica que produciría finalmente la expulsión de los pequeños y medianos comercios, abocados al cierre, con las consecuencias negativas que conlleva para la España rural y vaciada».

Además, otro fenómeno «censurable» serían las plataformas de comercio electrónico que «realizan sus ventas al consumidor final en España pero que no tributan en nuestro país». «No cumplen ningún convenio colectivo y además cuentan con el beneplácito de la Administración para actuar libremente en este sentido», señaló Gosálvez.

Para FECE, estas situaciones «están propiciando una clara competencia desleal respecto al modelo comercial español, situando a éste en desventaja frente a dichas nuevas formas de comercio, en razón a que se ve obligado a cumplir un amplio catálogo de normas de carácter comercial, garantías de consumo, sanitarias, laborales, fiscales, entre otras, que no son respetadas por los demás, lo cual pone en peligro la viabilidad del pequeño comercio».

Además, «en muchos casos estos agentes frecuentemente no cumplen con la legislación en materia de sostenibilidad, retirada de viejos aparatos electrodomésticos y reciclaje correcto de los mismos».

Por todo ello, FECE exigió «el mismo trato y las mismas reglas del juego para todo el comercio, on-line y físico; pero no solo esto, necesitamos el apoyo a un sector entero que sufre los costes crecientes y las amenazas por parte de otros sectores invasivos con juego desleal».