La ‘tasa Tobin’ encarecerá las acciones de 52 cotizadas durante todo 2023

– Faes Farma vuelve a la lista de empresas gravadas por el ITF, mientras salen Zardoya Otis, Amrest, Prosegur, CAF, Applus y Aedas Homes

MADRID, 06 (SERVIMEDIA)

El Impuesto de Transmisiones Financieras (ITF), más conocido como la ‘tasa Tobin’, ya se aplica sobre la compraventa de las acciones de las 52 empresas cotizadas más grandes de España, que contaban con una capitalización de mercado superior a los 1.000 millones de euros a fecha de 1 de diciembre de 2022.

Esta cifra es inferior al número de grandes empresas gravadas por este tributo durante el anterior ejercicio. Entonces fueron 57 sociedades, cinco más que en 2023. Este decrecimiento se debe a la depreciación del valor total de hasta seis compañías –Zardoya Otis, Amrest, Prosegur, CAF, Applus y Aedas Homes–, que se han visto afectadas por la caída generalizada de las bolsas tras la invasión rusa de Ucrania.

En la otra cara de la moneda, se encuentra Faes Farma. Ha superado este nivel tras recuperar una capitalización similar a la de 2021 y, como consecuencia de ello, vuelve a la lista tras salir el año pasado.

La ‘tasa Tobin’ grava con un 0,2% el importe de las operaciones de adquisición de acciones de sociedades españolas, con independencia de la residencia de los agentes que intervengan en las operaciones, siempre que sean empresas cotizadas y que el valor de capitalización bursátil de la sociedad sea superior a los 1.000 millones de euros.

Así las cosas, si un inversor compra acciones de Inditex por un valor de 1.000 euros, deberá declarar esta operación ante la Agencia Tributaria y pagar 2 euros en impuesto. Este supuesto, sin embargo, no afecta a las operaciones intradía, es decir, al conjunto de operaciones bursátiles que se producen en un mismo día para beneficiarse de las fluctuaciones de valor que una empresa experimenta a corto plazo (‘trading’).

CAÍDAS DE HASTA EL 43%

Este tributo no afectará a Zardoya Otis que, pese a contar con una capitalización de mercado superior a los 3.300 millones de euros –lo que la incluiría en la lista–, salió de la Bolsa el pasado mes de abril después de que Otis culminase una oferta pública de adquisición (OPA) que elevó su participación en la compañía hasta poseer el 95% de los títulos.

Tampoco estará Amrest después de que el valor de su capitalización cayese un 30,6% hasta los 972 millones en 2022. Prosegur (-23,2%), CAF (-27,6%), Applus (-24,6%) y Aedas Homes (-42,8%) también sufrieron caídas importantes que les alejaron bastante de los 1.000 millones.

Las empresas que sí se verán afectadas por la ‘tasa Tobin’ serán las que encabezan el Ibex-35, entre ellas, Inditex, Iberdrola, Banco Santander, Caixabank, Cellnex, BBVA, Amadeus, Naturgy, Telefónica o Endesa; así como compañías como Mediaset (1.004 millones de capitalización), Línea Directa (1.101 millones) o Metrovacesa (1.137 millones), que pasan el filtro con menos margen.

RECAUDACIÓN PARA 2023

En este contexto, el Ministerio de Hacienda y Función Pública prevé recaudar 335 millones con esta tasa durante 2023, un 10% menos que la estimación prevista para el ejercicio 2022. Sin embargo, está por ver si ese objetivo es alcanzable.

Cabe recordar que el Gobierno se propuso recaudar 850 millones con esta tasa en 2021, el primer año de aplicación. Finalmente, las aspiraciones del Ejecutivo de Pedro Sánchez fracasaron, ya que la cuantía se quedó 269 millones de euros, apenas el 31% de los previsto.

En los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2022, el Gobierno corrigió su posición y rebajó el objetivo hasta los 372 millones, pero todo apunta a que volverá a ser menor, ya que hasta noviembre ha recaudado 285 millones, el 76,6% del objetivo.

Ahora, con cinco compañías menos en la lista, está por ver si la recaudación de la ‘tasa Tobin’ supera los 300 millones de euros, aunque el Gobierno fía sus pretensiones a la recuperación del clima de inversión.