Los portales inmobiliarios creen que la prórroga al tope del alquiler perjudicará a la oferta

0
16

– Piden compensaciones a los propietarios por poder subir el alquiler solo un 2%

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Los portales inmobiliarios señalaron este martes que el acuerdo alcanzado entre EH Bildu y el Gobierno para prorrogar el límite de subida de los alquileres del 2% hasta diciembre de 2023 tendrá como consecuencia un «ambiente desincentivador» que «contraería más la oferta».

Así lo señaló, en declaraciones a Servimedia, la portavoz de Fotocasa, María Matos, apuntando que «la intervención en un mercado tan sensible como el del alquiler con medidas limitadoras puede llegar a tener consecuencias contrarias a las buscadas».

El portal inmobiliario aplaudió la adopción de medidas «para que los inquilinos que tienen renovaciones de sus contratos no dediquen un gran esfuerzo económico al pago del alquiler». No obstante, subrayó que el arrendatario «también se está viendo perjudicado no solo porque dejará de percibir una cantidad en la que la variación estaba estipulada en el contrato mientras el coste de la vida sigue en aumento, sino que varios de los gastos directos de la vivienda a los que el propietario tiene que hacer frente también es probable que se incrementen».

Según Matos, la responsabilidad de las subidas de precios «no debe recaer de nuevo sobre los propietarios particulares, ya que la situación económica y de mercado global no depende de ellos». Por el contrario, el arrendatario «sí que decide si pone su vivienda en el mercado del alquiler, y si se encuentra en un ambiente desincentivador con modificaciones de la normativa continuas, es probable que prefiera el mercado de la compraventa y pueda llegar a retirar su vivienda del alquiler, lo que contraería aún más la oferta».

Aunque reconoció que «esta medida temporal aliviará a aquellos inquilinos que ahora mismo tengan un contrato vigente y que tengan que renovarlo», el límite no afectará a los nuevos contratos. De hecho, apuntó que el precio del alquiler en España está en máximos históricos y después de varios meses con esta medida «se ha demostrado que no ayuda a paliar los grandes incrementos de precio a los que estamos asistiendo», pues el «principal problema del mercado inmobiliario es la falta de stock».

Asimismo, desde Fotocasa la propuesta es que el Gobierno «debería otorgar algún tipo de ayuda a aquellos propietarios que se encuentren en esta situación de no poder subir más de un 2% los alquileres». Así, la administración «debería añadir medidas adicionales para que este límite del IPC, no recaiga sobre los hombros de los propietarios, sino que también se apliquen fórmulas de compensación para que no se vean afectados».

Por su parte, el portavoz de Idealista, Francisco Iñareta, señaló que se trata de una medida que «desequilibra la situación entre los inquilinos actuales y los futuros», pues «resultará beneficiosa para todas las familias que ya viven de alquiler, pero tendrá consecuencias nefasta para aquellas otras que lo buscan o buscarán en los próximos meses».

En este sentido, señaló que es «una pésima noticia» para el alquiler, ya que el Gobierno «vuelve a dejar sobre los hombros de los propietarios la subida de la inflación y no les ofrece ninguna compensación a cambio, como ya sucede en Portugal por ejemplo».

Asimismo, apuntó, en la misma línea que Fotocasa, que la medida «tendrá como consecuencia un agravamiento del problema de falta de oferta que sufre el mercado español», que «no solo ha provocado subidas de precio de doble dígito en los grandes mercados, sino que genera una enorme ansiedad entre las familias que necesitan acceder a una vivienda y que deben competir con decenas de familias para poder ser ‘seleccionadas'».

Por otro lado, el director de Estudios y portavoz de pisos.com, Ferran Font, señaló en declaraciones a Servimedia que «el Gobierno alarga una medida ciertamente intervencionista en el mercado de alquiler».

Además, destacó que hay que tener en cuenta que antes de la aplicación de la medida «las actualizaciones de precios se situaban en cifras muy moderadas y razonables».

Font subrayó que «en muchos casos, el propietario prefiere, aunque sea cobrando un poquito menos de renta, mantener un inquilino buen pagador, que le cuide su vivienda y no arriesgarse a perderlo por un aumento superior a lo que ese inquilino puede absorber».

Quiso recordar que la limitación de subida de precios no afecta a los nuevos contratos, «con lo que el precio del alquiler de los nuevos contratos aumentaría más si ese tipo de acciones siguen redundando en una caída de la oferta».

Por último, y siguiendo con la misma idea, señaló que la inestabilidad jurídica «podría generar aún más caída de oferta de la disponible. Un hecho especialmente grave en grandes capitales» ya que la demanda «tensiona más el precio al alza y una oferta cada vez más insuficiente donde el problema sería más grave».