El Ministerio de Justicia, Telefónica y SpeechWare facilitan a 3.000 jueces un servicio para dictar sentencias con la voz

0
20

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

Telefónica anunció este martes que facilitará a 3.000 jueces junto al Ministerio de Justicia y SpeechWare un nuevo motor de reconocimiento de voz y de dictado especializado en temas jurídicos, financieros, administrativos y de negocios en español, DigaLaw X.

El servicio, desarrollado por SpeechWare e impulsado y comercializado por Telefónica Empresas, se ha adjudicado por concurso público y está basado en redes neuronales con inteligencia artificial, informó la compañía de telecomunicaciones.

El nuevo servicio ofrece «una gran precisión» en la transcripción automática del dictado, ya que «actúa de forma parecida a como lo haría un mecanógrafo y no necesita ser entrenado previamente con la voz de cada usuario».

Además, el sistema no se limita a transcribir al dictado, sino que controla el propio procesador de datos y otras aplicaciones abiertas como, por ejemplo, el correo electrónico, lo que resulta «muy útil» para dar formato al texto mientras se dicta. También se reconocen automáticamente los vocablos jurídicos y técnicos, abreviaturas, etc.

DigaLaw X puede convertir cualquier documento propio en un formulario ‘activo con voz’. Asimismo, permite grabar desde cualquier lugar y en otra lengua, como el vasco, catalán o inglés, lo que agiliza el trabajo.

El director de transformación digital en Telefónica España Agustín Cárdenas indicó que «la crisis del Covid-19 ha permitido acelerar proyectos de innovación tecnológica que estaban en sus primeras fases de desarrollo y que cumplen con nuestro propósito, poner la tecnología al servicio de nuestras necesidades. Gracias a soluciones tecnológicas basadas en inteligencia artificial y a la conectividad, los jueces de todo el país podrán acelerar sus instrucciones y dictámenes, lo que agilizará los procedimientos y causas, y beneficiará a la sociedad».

Por su parte, la responsable de DigiLaw X, Jesús María Boccio, señaló que «la Inteligencia Artificial, el reconocimiento vocal, la traducción automática y la transcripción de grabaciones y videos son tecnologías suficientemente maduras para la digitalización de la Justicia. Gracias a la ‘paridad humana’ en la transcripción, el uso de estas avanzadas tecnologías es increíblemente adictivo y va a revolucionar la administración de Justicia en muy poco tiempo».